Turismo

La inversión hotelera cayó un 40% en 2007 por la ausencia de grandes operaciones

En el año 2007 no hubo ninguna operación estrella en la compraventa de hoteles. Este ha sido el motivo de que la inversión en el sector registre un descenso del 38,4% respecto al año anterior, cayendo hasta los 1.095 millones. Por otra parte, la tendencia en los grupos hoteleros es apostar cada vez más por la propiedad.

La crisis también se pasea por el sector hotelero, pero lo hace de manera discreta. Ni el endurecimiento crediticio ni el temor a que la crisis restrinja la demanda de servicios turísticos han sido, según un informe elaborado por la consultora Irea, los culpables de que la inversión hotelera cayera un 38,4%. La nula compraventa de hoteles emblemáticos, también llamados activos trofeo, hizo que en 2007 se registrara una caída en la inversión de 715 millones hasta llegar a los 1.095 millones de euros.

'2006 fue un año atípico en el sector' afirma Beatriz Menéndez-Valdés, responsable de Hoteles y Resorts de la consultora Irea y autora del informe. Y es que en la compraventa de tan sólo tres activos (el hotel Arts de Barcelona, y los hoteles Intercontinental y Palace de Madrid) se desembolsaron 942 millones. Más de la mitad de la inversión total de ese año.

Durante 2007 se registraron 42 transacciones en las que se vendieron 58 hoteles (cerca de 11.000 habitaciones). Según el estudio, aunque el mercado sigue dinámico se echan en falta transacciones de activos emblemáticos.

El segmento vacacional concentra el 83% de la inversión, pero se observa un cambio de tendencia para el futuro

Aunque se apunta a un cambio de tendencia cada vez más agudo, el sol y playa sigue eclipsando a los hoteles urbanos. Así, el segmento vacacional sigue dominando el mercado de inversión y representa el 83% de las habitaciones objeto de la compraventa. Menéndez-Valdés apunta a que el 2008 será importante para el segmento urbano: 'Debido a la coyuntura de mercado ahora es un buen momento para invertir en el segmento urbano porque es más seguro. Son transacciones de menor riesgo porque la crisis global puede hacer que la recesión en el consumo se traduzca en no salir de vacaciones'.

Volver a la propiedad

En 2007 se rompe la tendencia de desinversión de activos hoteleros por parte de las propias cadenas. Después de muchos años apostando prácticamente sólo por la gestión de los hoteles, las cadenas han vuelto a interesarse por la propiedad. Prueba de ello es Sol Meliá, que el 2006 se deshizo de tres hoteles en España, ha anunciado recientemente que se plantea realizar adquisiciones para continuar creciendo.

'La crisis les afecta a los hoteleros pero de otra forma. A Iberostar o Sol Meliá que han decidido apostar por activos en propiedad les beneficia la situación inmobiliaria porque las promotoras se deshacen del suelo' comenta Menéndez-Valdés. Además, a los inversores les sigue atrayendo el mercado hotelero.

Según el estudio, las cadenas hoteleras nacionales, y principalmente las vacacionales, han sido los inversores más activos en 2007 y lo seguirán siendo en 2008. Iberostar y Barceló se sitúan a la cabeza por las operaciones de cartera que realizaron, de cinco y ocho hoteles respectivamente.

Las promotoras se deshacen de activos para lidiar con la crisis

Jale no pudo evitar la crisis del ladrillo. A pesar de empezar a vender sus activos hoteleros para financiarse, entre ellos su hotel más emblemático, acabó presentando concurso de acreedores el mes pasado. Como esta constructora gaditana otras empresas del sector se han sumado a esta iniciativa para hacer frente a la crisis, entre ellas la inmobiliaria Martinsa-Fadesa. A este respecto, la autora del informe asegura que los promotores tienen 'muchas ganas de vender hoteles porque actualmente es lo que mejor valora el mercado'.

Para 2008 la previsión es que se agudice la tendencia. 'En los próximos meses surgirán numerosas oportunidades de adquisición, derivadas de la situación de incertidumbre en el mercado inmobiliario. Los activos hoteleros se multiplican por decisión de numerosas promotoras de recurrir a la desinversión de sus activos hoteleros para la obtención de liquidez' reza el estudio.