Justicia en China

Perdón para el 'ladrón del cajero estropeado'

En abril de 2006, Xu Ting, de 24 años, fue a sacar dinero de un cajero automático chino. Para su sorpresa, descubrió que éste le estaba permitiendo sacar mil yuanes restando sólo uno de su cuenta. Aprovechó la ocasión y repitió la operación 170 veces más. Aquel día se metió al bolsillo 175.000 yuanes, unos 15.900 euros. El Tribunal Popular Intermedio de Cantón, China, le condenó a cadena perpetua por su delito. Hoy, después de la presión mediática y de las muchas muestras de simpatías por parte la opinión pública internacional, el mismo tribunal que le condenó ha revisado su sentencia. De cadena perpetua a cinco años de prisión.

El fallo se produce meses después de que medios de comunicación, ciudadanos a través de internet y expertos en Derecho calificaran de excesiva la cadena perpetua inicial y pidieran una revisión no sólo del caso, sino de las leyes chinas en torno a los delitos de robo. El nuevo veredicto ¢tuvo en cuenta que el robo de Xu se produjo porque había un problema en el cajero automático, y no escondía una intención maliciosa, como la que puede tener un atraco premeditado¢, señala Gan Zhengpei, un juez del tribunal. ¢No podía considerarse robo de un banco, ya que Xu no entró en una sucursal, ni tampoco estafa, ya que usó su tarjeta bancaria y no falseó su identidad¢, añadieron los letrados.

En un principio, los tribunales no consideraron las "especiales circunstancias" del suceso y aplicaron directamente la ley ordinaria de China, según la cual, las sustracciones de dinero superiores a 100.000 yuanes deben ser castigadas con cadena perpetua. El caso ha servido, en cualquier caso, para que algunos juristas chinos hayan instado también a modificar la cantidad de dinero con la que un ciudadano puede ser castigado de por vida.