Sector a examen

La inversión en acero calienta motores

Superado el caos del mercado de años anteriores y con el aval de la fuerte demanda de los emergentes, algunos expertos consideran que las empresas siderúrgicas cuentan con un brillante futuro

Pocas actividades empresariales están tan globalizadas en el mundo actual como la de las compañías que extraen o transforman materias primas. En este segundo grupo están incluidas, en un lugar de honor, las siderúrgicas o acerías, que tienen que vivir pendientes de todos los movimientos de sus competidores independientemente donde estén ubicados. Las barreras comerciales no siempre han surtido efecto y, es un caso cercano, las empresas occidentales han visto en años anteriores cómo los mercados quedaban inundados de productos procedentes de Rusia o de Europa del Este.

Esos aspectos han marcado la historia reciente de las compañías del sector y, en alguna medida, todavía la actual. Pero algunos de esos problemas que afectaron a la industria han remitido, por lo que los expertos se muestran más optimistas con la capacidad de revalorización de las compañías siderúrgicas.

Y a estos factores de carácter endógeno se une ahora el sentimiento positivo de los gestores de los mercados sobre la capacidad de crecimiento de todas aquellas áreas relacionadas con las commodities y, en definitiva, con la demanda de materias primas, en un sentido amplio, procedente de Asia. Y más si se trata de acero, un producto consumido de forma intensiva por las naciones en desarrollo y que no tiene sustituto. Ni en la construcción de viviendas, infraestructuras, industrias, automóviles o en la elaboración de electrodomésticos.

Es lo que destaca Matt Franklin, director del área de materiales de Schroders. Con esa perspectiva sobre la mesa, valora positivamente la inversión en compañías productoras de acero, especialmente en las integradas que cuentan con minas de hierro, como es Arcelor Mittal. Considera que esos valores son una mejor opción, en el actual contexto de fuerte crecimiento económico de los países emergentes, que las mineras.

Más demanda

Franklin basa sus conclusiones en varios puntos. Indica, en primer lugar, que la demanda de acero se está fortaleciendo desde el inicio de esta década, y que todo apunta a que se mantendrá esa trayectoria, después de los años anteriores marcados por el exceso de capacidad instalada y la fuerte presión en los precios. 'Además, si el mercado se comporta como creemos que lo hará, estamos entrando en un periodo de déficit estructural en el mercado del acero', afirma.

El director de Schroders cree que otro tema positivo es la reconducción del papel de China. Este país, pese a su elevado consumo, se había convertido en un fuerte competidor de las empresas occidentales y japonesas, con una producción que supone un 33% del total mundial, superior a la del conjunto de Europa, Estados Unidos y Japón. Ahora espera que la demanda del gigante asiático mantenga su fortaleza, pero que vaya declinando la capacidad de su industria siderúrgica.

También los expertos de BNP sostienen esa teoría. Y se basan, entre otros temas, en la pérdida de competitividad de las empresas chinas del sector por el aumento de precios de la electricidad, el hierro y el carbón, así como por la posible apreciación del yuan.

Pero Franklin no cita sólo el aumento del consumo chino, sino también el de otros emergentes, que cuentan con liquidez para pagar su desarrollo. Las estadísticas muestran, por ejemplo, que el consumo por habitante en India es sólo una décima parte del de Europa.

Los analistas prefieren las empresas globalizadas

Las previsiones sobre el sector son optimistas, pero eso no significa que todas las apuestas valgan por igual. Sin entrar en comparaciones con empresas asiáticas, como la coreana Posco o Nippon Steel, analistas y gestores se decantan a favor de la euro-india ArcelorMittal, de la finlandesa Outokumpu y de la alemana Thyssen Krupp. Se valoran las compañías con mayor diversificación geográfica, tanto en el área industrial como comercial. Se puntúa, igualmente, la capacidad para adaptarse a una demanda que cada día es más sofisticada y que se decanta por productos de acero a la carta. Su presencia en todas las áreas relevantes del mundo es uno de los aspectos citados por Citi para destacar el atractivo de Arcelor, así como la solidez de sus resultados. También es 'la top dentro de las top' para BNP Paribas. De Thyssen, se resalta su creciente presencia en los países de Europa del Este. Otra empresa a la que la mayor parte de los expertos dan capacidad de revalorización es Acerinox, líder mundial en acero inoxidable, producto que cuenta con un ciclo diferente al de acero común y que es muy dependiente de la cotización del níquel. Los analistas de Citi han valorado positivamente el anuncio de construcción de una planta en Malasia, que se unirá a las que ya tiene en EE UU y Sudáfrica.