Moda

Mango ampliará su red comercial en China con una veintena de nuevas tiendas

La cadena de moda catalana Mango ampliará su presencia este año en China, coincidiendo con la celebración de los Juegos Olímpicos. El objetivo de la compañía es incrementar su actual red comercial en el país, formada por 43 tiendas, un 50%. Mango tiene previsto inaugurar a lo largo de este ejercicio 22 puntos de venta en las principales ciudades del gigante asiático, informa Efe. La fórmula que utilizará la compañía para llevar a buen puerto sus planes de expansión es la franquicia. En China, el grupo ya cuenta con cinco establecimientos franquiciados.

La compañía concentró en 2007 el 2% de sus ventas en China, unos 25 millones de euros. Mango abrió su primera tienda en China en el año 2002, concretamente en Pekín. Desde entonces, no ha limitado su expansión a las principales ciudades del país como Pekín o Shanghai, sino que también ha logrado hacerse un hueco en urbes como Wuhan, Dalian o Chongqing, tanto en el norte como en el sur.

Para reforzar su presencia en China, en noviembre de 2006 Mango empezó a operar su primer centro logístico en Asia, un almacén en el sudeste del país, en Shenzhen, desde el que abastece a tiendas del país asiático. En la oficina de Shenzhen actualmente trabajan 20 personas que tienen como misión evaluar y homologar fábricas de proveedores, además de controlar las producciones y asegurar la calidad del producto. Mango ya ha abierto este año locales en los centros comerciales Kunming Kingor y Beiguo Mall en Shijiazhuang, mientras que ultima nuevos puntos venta en las ciudades de Nanning, Jinan, Wuxi, Zhengzhou o Hangzhou.

Mango no es la única cadena española con presencia en el país asiático. Otras marcas que han optado por seguir sus pasos son Zara, Loewe, Lois, Adolfo Domínguez, Trucco y Massimo Dutti.

Durante 2007 Mango, presidida por el empresario de origen turco Isak Andic, abrió 152 tiendas en todo el mundo, 10 de ellas en España y el resto en el extranjero. En total está presente en 89 países. Sus ventas alcanzaron los 1.300 millones de euros en 2007.