Sector financiero

España sortea el primer envite de las hipotecas 'subprime'

El mercado premia la diversificación del negocio de Santander y BBVA.

Emilio Botín, presidente de Banco Santander
Emilio Botín, presidente de Banco Santander

El sector financiero español ha conseguido salvar los primeros obstáculos de la crisis subprime. Su reducida exposición al negocio típico de la banca de inversión y su elevada diversificación geográfica, sobre todo de los dos grandes, le ha permitido obtener otra vez en 2007 unos beneficios históricos. El pasado año, el conjunto de entidades que operan en España registró un resultado de 25.707 millones de euros, un 30,5% más que en el ejercicio anterior. Los expertos, sin embargo, recuerdan que también cuenta con sus propios problemas, como es el riesgo de un brusco aterrizaje del mercado inmobiliario, hasta ahora uno de los motores del crecimiento de la economía y de los resultados de la banca.

Aún así, el escenario es más halagüeño que para sus competidores. 'Las entidades moderarán los incrementos en hipotecas, incluso puede haber un aumento de la morosidad, pero todo es cuantificable en balance. La banca de inversión, sin embargo, ha asumido un nivel de apalancamiento mayor', señala Manuel Montesinos, gestor de Riva y García.

-Liquidez. La banca española ha presumido en los últimos meses de tener liquidez suficiente para resistir una crisis duradera. El presidente de BBVA, Francisco González, ha asegurado que la entidad tiene un colchón para dos años, mientras que Popular ha cifrado en 11.000 millones la liquidez de que dispone. Además, insisten en que son prestamistas en el mercado interbancario.

-Provisiones. Los estrictos criterios aplicados por el Banco de España han permitido que la banca española acumule 34.865 millones en provisiones. Esta cantidad les concede un respiro si la situación empeora y perdura. Sus ratios de solvencia también se sitúan a la cabeza de las entidades europeas.

-Morosidad. Aunque el empeoramiento de las condiciones económicas, y en especial de la actividad hipotecaria, hacen augurar un repunte de la tasa de morosidad, instalada en los últimos años en mínimos históricos, el sector considera que pueden asumir un alza de los impagados sin problemas. De momento, la morosidad media del sistema ronda el 1%.

-Cotizaciones. La banca española ha aguantado mejor que sus competidores la última corrección de las Bolsas, desencadenada por la quiebra de Bear Stearns. Los expertos explican que el motivo es que están más a salvo de un posible contagio de la crisis por el perfil de su negocio, a lo que se suma el fuerte castigo sin motivo que ya habían recibido en meses anteriores. 'Desde que comenzaron las turbulencias, el mercado no ha discriminado entre países, sino que ha penalizado España por la situación del mercado de la vivienda', comentan. Cotizan todavía a un PER (número de veces que el beneficio está incluido en la cotización) más bajo que sus rivales europeos. Este ratio se sitúa tanto en Santander como en BBVA en torno a 8 veces.

-Diversificación. Los dos grandes han construido una importante franquicia en el exterior en la última década. En Santander las ganancias obtenidas en España suponen sólo un 20% del beneficio del grupo y en BBVA el 30%.

-Productos. El propio Banco de España ha salido en defensa del sector financiero, al asegurar en varias ocasiones que el perfil de sofisticación de los productos no es comparable con otros países y que las entidades no han entrado en el negocio subprime.