Crisis 'subprime'

Northern Rock despedirá a 2.000 trabajadores, un tercio de su plantilla

La entidad británica eliminará 2.000 puestos de trabajo y reducirá su actividad crediticia. La plantilla y la cartera hipotecaria de la entidad británica sufrirá estos recortes como parte del nuevo plan de reestructuración que asegurará que cumpla con la normativa de la UE.

El proyecto plantea que el Northern Rock, que suscribió en el país una de cada cinco nuevas hipotecas durante el primer semestre de 2007, recorte de manera radical su balance de 113.000 millones de libras esterlinas (147.067 millones de euros), hasta cerca de la mitad de su tamaño actual.

La reestructuración del empleo impacta en un gran recorte de empleos en el banco, que actualmente cuenta con una plantilla de más de 6.000 trabajadores, ya que Northern Rock expandió considerablemente su número de trabajadores debido a la ampliación del negocio hipotecario. Por ejemplo, en 2002 la firma solo contaba con 3.800 empleados.

La entidad tiene que devolver al Banco de Inglaterra en el plazo de un año 10.000 millones de libras de los 24.000 millones que le ha prestado la institución en los últimos meses, por lo que su balance general será recortado de manera bastante agresiva, recalca el diario.

Desde el pasado mes de septiembre, la entidad ha concedido un número de nuevas hipotecas muy pequeño, de hecho, su volumen durante los dos primeros meses del año es el 10% del registrado en el mismo periodo del ejercicio precedente.

Sin embargo, Northern necesita suscribir un nivel mínimo de hipotecas por la necesidad de colocar activos en Granite, su vehículo financiero hipotecario.

Bruselas subraya que Northern Rock debe reducir su tamaño

La Comisión Europea afirmó hoy que el banco británico deberá reducir su tamaño para ser viable sin ayudas públicas adicionales, aunque precisó que esto no implica necesariamente el despido de parte de la plantilla.

El portavoz de la Comisión Europea, Tom van Lierop, confirmó hoy que el Ejecutivo de Reino Unido sólo podrá financiar la mitad de los costes del plan de reestructuración que pretende aplicar al banco británico Northen Rock para sacarlo a flote y que fue remitido ayer por las autoridades británicas a la Comisión Europea para su aprobación

Northern Rock ya recibió en septiembre una primera inyección financiera pública -un crédito ilimitado concedido por el Banco de Inglaterra- pero, según la legislación comunitaria, esta asistencia de emergencia debe limitarse a seis meses, un plazo que expiró ayer.

¢Bruselas no pide despidos¢, recalcó un portavoz, pero para que Northern Rock sea viable sin más financiación pública ¢está claro que debe reducir su tamaño¢.