Motor

BMW espera vender 1,8 millones de coches en 2012

El grupo automovilístico alemán BMW, formado por las marcas BMW, Mini y Rolls-Royce, prevé elevar este año su beneficio antes de impuestos, y pretende incrementar sus ventas mundiales hasta comercializar 1,8 millones de vehículos en 2012, frente a los 1,5 millones de automóviles vendidos en 2007.

Así lo anunció hoy el presidente de la multinacional alemana, Norbert Reithofer, en la conferencia de prensa anual de BMW, donde destacó que la empresa con sede en Munich afronta este año importantes dificultades, derivadas de la fortaleza del euro, de la debilidad de la economía estadounidense, de la restrictiva legislación sobre emisiones en numerosos países y de los altos precios de las materias primas.

No obstante, Reithofer se mostró convencido de que las tres marcas de BMW alcanzarán este año un nuevo récord de ventas, lo que le permitirá mantenerse como primer fabricante 'premium' del mundo. Además, hizo mención a la estrategia medioambiental de la empresa, que el pasado año vendió en Europa 450.000 vehículos con la marca ecológica 'EfficientDynamics' y prevé elevar esta cifra hasta 830.000 unidades en 2008.

El máximo responsable de BMW destacó que la compañía bávara cumplió en 2007 todos los objetivos financieros que se había propuesto, al tiempo que defendió el programa de reestructuración denominado 'Number ONE', que contempla la supresión de 8.100 empleos en todo el mundo para mejorar los resultados. ¢La rentabilidad es un factor esencial para garantizar el futuro del grupo, para asegurar el acceso a recursos financieros y para salvaguardar nuestra independencia¢, manifestó.

BMW obtuvo un beneficio neto de 3.134 millones de euros en 2007, lo que representa un aumento del 9% respecto a 2006, gracias a la menor carga fiscal. Se trata de la primera vez que el consorcio supera los 3.000 millones de euros de beneficio.

Costes extraordinarios

Los resultados de BMW recogen una carga extraordinaria de 517 millones de euros como consecuencia del efecto negativo que genera la apreciación del euro en relación con el dólar, así como unos sobrecostes por importe de 288 millones de euros correspondientes al alza de los precios de las materias primas.

La cifra de negocio de la multinacional con sede en Munich ascendió a 56.018 millones de euros, un 14,3% más, mientras que sus ventas mundiales totalizaron 1,5 millones de unidades, con un alza del 9,2% en comparación con el ejercicio precedente. Las inversiones totalizaron 4.267 millones, un nivel similar al de 2006.

La empresa propondrá a la junta general de accionistas, que se celebra el próximo 8 de mayo, el reparto de un dividendo de 1,06 euros por título, lo que representa una progresión del 51,4%. Además, el consejo pedirá autorización para a recompra de acciones propias por un máximo del 10% del capital.