_
_
_
_
_
Energía

Gas Natural lleva ante la Audiencia su guerra contra Sonatrach

Tras el levantamiento por parte de Industria de las condiciones que la CNE impuso a Sonatrach para aumentar su participación en el gasoducto de Medgaz, Gas Natural inició un contencioso administrativo ante la Audiencia Nacional. El recurso, que se encuentra en la fase de presentación de la demanda, es un paso más en la batalla que la gasística y su accionista Repsol mantienen contra la argelina.

Gas Natural lleva ante la Audiencia su guerra contra Sonatrach
Gas Natural lleva ante la Audiencia su guerra contra SonatrachCinco Días

El malestar que provocó en Gas Natural la decisión de Industria de eliminar a finales de julio los requisitos que la Comisión de la Energía impuso a Sonatrach para aumentar su participación del 20% al 36% en Medgaz, acabó con la tramitación de un recurso contencioso administrativo ante la Audiencia Nacional.

La gasística presentó primero un escrito de interposición y, ahora, tras el análisis del expediente solicitado al ministerio por el tribunal, va a interponer la demanda correspondiente. En ella, según fuentes jurídicas, Gas Natural utilizará los mismos argumentos de la CNE, quien, en su autorización por la función 14, ¢apreció riesgos¢ en el incremento de la participación de Sonatrach en el capital Medgaz, sociedad que promueve el segundo gasoducto de Argelia. La compañía que preside Salvador Gabarró apela también al hecho de que

Sonatrach ¢no es un socio minoritario y controlará el acceso al tubo¢. Y es que los estatutos de Medgaz, otorgan el control minoritario al accionista que tenga más del 25% (el resto del capital, se lo reparten Cepsa e Iberdrola, con n 20% cada una, y Endesa y Gaz de France, con un 12%, respectivamente). Además, argumenta que dos de estos socios, son aliados externos: Gaz de France, tiene un acuerdo estratégico con la argelina y Cepsa comparte con ella una comercializadora. La CNE, en línea con autorizaciones anteriores, impuso al grupo estatal argelino ocho condiciones, las más polémicas, la potestad de revocarle acuerdos o vetos adoptados por la junta y el consejo de Medgaz que afectasen ¢a la seguridad pública española¢ y que prosperasen con los votos de la argelina por encima del 20%. Además, en situaciones ¢de especial gravedad¢, el regulador energético podía también revocar su autorización.

Más información
CONSULTA LA COTIZACIâN DE GAS NATURAL

Además, la Comisión obligaba a Sonatrach a comunicar los pactos con otros accionistas y a dar cuenta de la regulación sobre el acceso a los yacimientos e infraestructuras de su propiedad. Por otra parte, dada su influencia significativa sobre el gasoducto, le exigía respetar el régimen de acceso y la pluralidad accionarial, aunque la capacidad de transporte (de 8 bcm/año) aumentase.

Los poderes de la argelina

Con el apoyo de sus socios, que alegaron de modo conjunto en su favor, Sonatrach presentó un recurso contencioso administrativo ante el Ministerio de Industria que, finalmente, eliminó todas las condiciones. La decisión se adoptó en un clima de máxima tensión entre Sonatrach, Repsol y Gas Natural que negociaban en aquel momento la revisión del contrato de Gassi Touil (que semanas después rompió la argelina unilateralmente), así como la revisión de la tarifa del contrato histórico de suministro de gas (de unos 5 bcm/año), que Argelia quiere incrementar en un 20%. Ambas cuestiones las resolverá un árbitro en Ginebra. Según fuentes solventes, los argelinos han recibido con nerviosismo la noticia de la demanda y no descartan que vuelvan a pedir a sus socios que testifiquen en su favor en la Audiencia.

Otro de los argumentos que utilizará Gas Natural para que este tribunal mantenga las condiciones de la CNE, es el poder que ha adquirido Sonatrach en Portugal, donde tiene un 2% de EDP y un acuerdo de comercialización y otro para participar en un 25% de los ciclos combinados del grupo luso en la península ibérica.

Un contencioso en España y dos arbitrajes en Ginebra

El nuevo recurso de Gas Natural es un paso más de la batalla que mantiene, junto a Repsol, contra la argelina Sonatrach. El pasado verano ésta rompió el contrato de Gassi Touil, un gran proyecto integrado de gas de 5.000 millones y que las españolas querían renegociar ante el incremento de los precios para la construcción de la regasificadora que figuraba en el mismo. Ambas empresas acudieron a un arbitraje en Ginebra contra esta decisión y, después, fue Sonatrach quien hizo lo propio ante la negativa de Gas Natural de aceptar una subida del 20% de la tarifa del histórico contrato de Argelia. Gas Natural y Repsol habían confiado en que, en las negociaciones que el Gobierno había mantenido con Argelia, que, además de cuestiones energéticas, incluía otras como seguridad e inmigración, resolvería sus reivindicaciones. No sólo no fue así, sino que admitió la petición de Sonatrach: poder comercializar gas en España sin límites (aunque se comprometió a no superar un bcm al año) y que Industria eliminara todas las condiciones que la CNE le había impuesto para aumentar la participación en Medgaz del 20% al 36%, que se produjo en febrero.Tras el correspondiente recurso de alzada de la argelina, a finales de julio, el ministerio eliminó de un plumazo todas estas condiciones y de la promesa de su titular, Joan Clos de que la gasística entrara en Medgaz nunca más se supo.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_