Fórmula 1

Alonso se hunde, Hamilton arrasa

El inglés de McLaren ha logrado la pole por delante del BMW de Kubica.

Sorpresas en la calificación del Gran Premio de Australia - pole para Hamilton y fiasco para Ferrari- y muy malas noticias para Renault. En la primera eliminatoria de la sesión de calificación, Nelsinho Piquet no ha logrado pasar el corte y ha sido eliminado. En la segunda le ha tocado el turno a Alonso que tampoco ha conseguido clasificarse - ha tenido problemas en el diferencial del bólido- para correr la tercera y tener opciones en la pole. Alonso saldrá mañana en la parrilla en el puesto undécimo, desde la sexta fila. "Optar al podio no sería realista", declaraba ayer el asturiano de 26 años que, a pesar de no contar con un coche tan competitivo como el de la temporada pasada, no ha podido ni luchar por la pole en el comienzo de su séptima temporada en la Fórmula Uno.

Tampoco ha sido el día del campeón del mundo, el finlandés Kimi Raikkonen, que ha dicho adiós en la primera eliminatoria por problemas mecánicos en la bomba de gasolina. El Ferrari del finlandés se ha quedado parado en la entrada de la calle de boxes y desde allí ha sido empujado por los mecánicos de Ferrari, lo que no está permitido, y su descalificación ha sido fulminante. Raikkonen, que logró la pole al año pasado, tendrá que salir mañana en el puesto decimosexto. El fiasco de Ferrari no ha terminado ahí, Massa sólo ha podido ser al final cuarto y saldrá en la segunda línea de parrilla.

El que sí ha realizado una carrera muy buena ha sido el inglés de McLaren, Lewis Hamilton, que ha logrado la pole por delante del BMW de Kubica y del otro piloto de McLaren, Kovalainen. El año pasado, Hamilton quedó tercero en el Gran Premio de Australia, primero fue Raikkonen, seguido de Alonso. Tras lograr la pole el inglés ha declarado: "la sensación en el coche es fantástica". Vistos los resultados de la primera pole, parece que McLaren va a ser el rival a batir este año. También habrá que contar con BMW cuyo rendimiento ha sido muy superior al esperado. Y esperar a ver como reaccionan Ferrari y Renault.