Productora

Telefónica logra un crédito fiscal por Endemol pese a vender con plusvalía

Endemol se ha convertido en un negocio redondo para Telefónica. La productora que se compró por 5.500 millones en plena burbuja y se vendió por menos de la mitad, ha resultado un tesoro. Como se pagó en acciones, el precio de venta implica unas plusvalías de 1.368 millones, pero desde el punto tributario la desinversión genera minusvalías, así que hay que sumar un crédito fiscal de 914 millones.

Las diferencias entre el tratamiento contable y el fiscal en las operaciones de compraventa han dado una alegría milmillonaria a Telefónica. La operadora ha conseguido que la venta de la productora holandesa Endemol a un precio inferior a la mitad de lo pagado en su día se convierta en una inyección de beneficios para la compañía. ¿Cómo? Pagando con acciones la adquisición y sacando partido a los conocimientos de su equipo de fiscalistas.

Y es que Telefónica se hizo con Endemol en plena burbuja tecnológica del año 2000 a un precio de 5.500 millones, pero pagó con acciones. De esta forma, el valor contable de la operación lo determinó el nominal de los títulos -mucho menor-, no el real de cotización. Por ello, cuando, el año pasado, se vendió la creadora de Operación Triunfo por 2.630 millones se materializó una plusvalía de 1.368 millones, porque el precio de venta era superior al valor -computado a teórico contable- del activo vendido. Este apunte extraordinario fue directo a la cuenta de resultados como beneficio, lo que contribuyó a disparar la ganancia de Telefónica en 2007, que marcó un récord en 8.906 millones y la convirtió en líder mundial de telecos.

Las sorpresas no se han quedado ahí. A la plusvalía contable se ha unido una minusvalía fiscal, que tiene igual efecto que la primera en la cuenta de resultados, porque reduce los impuestos a pagar. Y es que en terreno tributario, las acciones que se emitieron para comprar Endemol se computan a su valor real de mercado -5.500 millones-. Puesto que la productora se vendió por mucho menos, la diferencia se considera una minusvalía y, como tal, genera un crédito fiscal. El resultado son 914 millones de euros que Telefónica se descuenta de su factura con Hacienda, según desvela el informe anual de la operadora, registrado el viernes en la CNMV.

La operadora se ahorrará 914 millones en impuestos al admitir Hacienda que hay minusvalías fiscales en la venta de la productora

TELEFÓNICA 3,80 -0,47%

Esta concepción fiscal se explica porque los accionistas de Endemol tributaron por su plusvalía cuando Telefónica les compró las acciones y lo hicieron con el valor bursátil. Pero lo importante es que lo hicieron en Europa. Según el principio de equiparación, el fisco español se debe sentir pagado por los impuestos de los accionistas de Endemol porque se liquidaron en territorio comunitario. Por eso ahora, cuando Telefónica se deduce impuestos por la operación, la Hacienda nacional no se considera mermada, porque ya se ha beneficiado.

Esta consideración puede parecer una anécdota, pero marca una total diferencia con respecto a otras operaciones. Y es que Telefónica está intentando apuntarse un crédito fiscal millonario por la venta de Lycos, que es un calco de la de Endemol, pero España le está poniendo serios reparos. ¿Por qué? Pues porque los accionistas de Lycos son estadounidenses, así que es su fisco el que se ha beneficiado, no el español, que ahora no está dispuesto además a ver mermada su recaudación tributaria.

Buena nota para el fijo y móvil nacional

Al margen del capítulo fiscal, hay otras novedades que desvela el informe anual de Telefónica y una de ellas son los resultados netos de las filiales. En los informes trimestrales, la operadora da información sobre los ingresos y el Ebitda, pero no va más allá.

La auditoría sí lo hace y en la de 2007 se constata que las grandes filiales cerraron el año con nota. El área de telefonía fija nacional dispara el beneficio un 59,3%, mientras que la internacional lo hace un 37,4%. El móvil español gana 2.484 millones, una cantidad similar al negocio europeo. Los puntos negros siguen siendo la filial mexicana y O2 Alemania.

Más de 68 millones de acciones a amortizar inversiones Repatriación

Telefónica registró también el viernes en la CNMV el orden del día de su próxima junta de accionistas, que se celebrará el 22 de abril. La asamblea tendrá que dar el visto bueno a dos propuestas que afectarán a su bolsillo. La primera es la fecha del dividendo de 0,40 euros por título con cargo a los resultados de 2007. La fecha de pago será el 13 de mayo. En noviembre llegará otro abono a cuenta de los beneficios de 2008. La segunda propuesta a aprobar es la amortización de autocartera. Telefónica elevará antes de la junta su porcentaje de acciones propias hasta el 1,46% y reducirá el capital en esta proporción, lo que supone la eliminación de 68,5 millones de títulos, una medida que elevará el valor del resto de las acciones.

Inversiones

Telefónica ha vuelto a aumentar sus inversiones en 2007. La operadora desembolsó 8.027 millones para apuntalar su crecimiento, desarrollar infraestructuras, sobre todo de banda ancha, y consolidar sus activos. Esta cifra lleva los desembolsos acumulados en los últimos tres años por encima de los 21.500 millones.

Repatriación

En cambio, se ha reducido ligeramente en 2007 la cifra de fondos repatriados de Latinoamérica, que cae a 2.250 millones. La compañía también está pendiente de los complicados procedimientos que se necesitan para traer a España los elevados beneficios generados por su filial venezolana. Lo hace en forma de dividendo y necesita una aprobación especial. En estos momentos, está en proceso el regreso de una cantidad de 233 millones, tras conseguir el visto bueno a un dividendo de 153 millones en 2007.

El sueldo del consejo sube un 37% y Erskine cobra 28,8 millones

Los consejeros de Telefónica cobraron un 37% más el año pasado, un ejercicio en que el beneficio subió un 42,9%. La cifra abonada fue de 21,18 millones de euros, de los que 12,2 millones corresponden a la remuneración de los consejeros ejecutivos. La operadora no individualiza, como recomienda el código de buen gobierno, el sueldo de los directivos, así que se desconoce cuántos de los 12,2 millones corresponden a César Alierta, presidente de Telefónica.

Sí se sabe, en cambio, cuánto ha cobrado Peter Erskine por abandonar sus funciones ejecutivas al mando de Telefónica O2 Europa. Hace unas semanas trascendió un pago de 24 millones, pero la cifra final es más elevada. A esa cantidad hay que añadir otros 615.283 euros que quedaban de la liquidación de su pensión y otros 3,8 millones por un plan de acciones. Estas dos cifras son las que impulsan la subida general del sueldo del consejo de Telefónica. En total son 28,8 millones.

La firma incumple las exigencias sobre las mujeres consejeras

El código de buen gobierno exige por primera vez que las empresas expliquen por qué tienen ninguna o pocas mujeres en el consejo de administración y que detallen los mecanismos puestos en marcha para arreglarlo.

El número de consejeras en el máximo órgano de administración de Telefónica era cero en 2007, periodo al que se refiere el informe de gobierno corporativo publicado el viernes, y en 2008 ha aumentado a una, sobre un total de 17. A pesar de ello, Telefónica deja en blanco la casilla en la que debe explicar el porqué, pero no tiene problema alguno en apuntarse la obligación como cumplida ante la CNMV, cuando no es así.

Por lo que se refiere a los mecanismos para remediar la falta de mujeres, la compañía se limita a decir que se procurará que los consejeros sean 'personas de reconocida solvencia, competencia y experiencia', sin hacer mención alguna a cómo se buscará la igualdad.