Inversión

España recorta la diferencia en I+D con la Unión Europea

España empieza a converger con la media europea en I+D+i. Si en 2000 el gasto español era del 0,91% del PIB y la diferencia era de 0,96 puntos respecto a la media de la Unión Europea, seis años después el gasto se ha elevado al 1,16% del PIB y la brecha se ha reducido a 0,68 puntos, según la última estadística de Eurostat hecha pública ayer.

La fuerte inversión realizada en la última legislatura ha servido para reducir las distancias con la Unión Europea y empezar a converger en materia de I+D+i. El diferencial de España ha pasado de 0,96 puntos en el año 2000 a 0,68 puntos en 2006, según la última estadística publicada ayer por Eurostat, la oficina de estadística de la Comisión Europea.

No ha ocurrido lo mismo con las cifras de gasto de países como Alemania o Francia, que en ese sexenio, han crecido menos que las españolas.

Alemania apenas ha aumentado en seis centésimas (del 2,45% al 2,51%) mientras que en el caso de Francia, el gasto ha disminuido al pasar de un 2,15% a un 2,12% del PIB.

No obstante, España aún queda muy lejos del gasto total de los socios más representativos desde el punto de vista económico de la UE, que invierten el doble en investigación, desarrollo e innovación, y aún más lejos de otras naciones, como EE UU o Japón, donde el gasto supera el 3% del PIB.

Un caso paradigmático de esta última situación es el de Finlandia, un país que gasta desde el año 2000 de forma invariable el 3,4% del PIB en I+D+i y que le ha permitido, entre otras cosas, contar con una multinacional (Nokia) que fue la décima empresa del mundo que más patentes solicitó en 2007, con 822 solicitudes.

España no cuenta con ninguna empresa entre las 50 del mundo que más patentes solicitan y este es uno de los grandes déficit del sistema científico en España (la escasa participación del sector privado). Por cada patente que solicita una empresa española, las empresas alemanas solicitan 24 y Francia 8, según los últimos datos de la Agencia Europea de Patentes.

La Agenda de Lisboa, que marca los objetivos europeos en esta materia, establecía que en 2010 el gasto nacional en I+D+i llegaría al 3% del PIB y que el sector privado sería capaz de ejecutar el 66% del gasto privado. España, al partir de posiciones más retrasadas, tuvo que revisar a la baja el objetivo de gasto y se fijó como meta alcanzar el 2% del PIB en 2010, mientras que mantuvo el objetivo del 66% para la participación del sector privado.

Empleo cualificado

España también aparece por debajo de la media comunitaria en la generación de empleo cualificado para investigadores e ingenieros, que representan el 4,3% del total de los personas en activo, mientras que la media de los socios comunitarios llega al 4,8%.

Mejor parada sale si se contempla la creación de empleo cualificado. Según Eurostat, hay 14,3 millones de trabajadores empleados en sectores de media y alta tecnología. En la clasificación regional, que está encabezada por Lombardía (Italia), con 448.000 empleos, aparece Cataluña en tercera posición, con una fuerza laboral de 286.000 empleados.

En la creación de empleo en tareas intensivas en conocimiento (fundamentalmente relacionadas con la investigación), España también aparece destacada por encima de la media comunitaria.

De los 77 millones de personas que hay empleadas en estas actividades (el 35,9% del total de los trabajadores comunitarios), cerca de tres millones están trabajando en España. En la clasificación de las veinte regiones que más empleo crean en toda la Unión Europea aparecen Madrid, con 1,1 millones de empleos, Cataluña, con 936.000, y Andalucía, con 769.000 puestos de trabajo.

Cifras

¦bull; Gasto España gastó 11.382 millones de euros en I+D+i en 2006. Suecia, Francia, Italia y Alemania lo superan con creces.

¦bull; Empleo Bélgica es el país de la UE que más investigadores emplea sobre el total de sus trabajadores (un 7,9%).

¦bull; Innovación Alemania tiene ocho regiones, en las que el número de trabajadores de alta cualificación supera el 15% del total

Fuertes diferencias entre comunidades autónomas

El sistema español de ciencia y tecnología muestra fuertes asimetrías entre regiones a la hora de realizar gasto y generar empleo en materia investigadora. De los más de 11.000 millones de gasto en 2006, más del 80% correspondió a cuatro comunidades autónomas (Madrid, Cataluña, Andalucía y País Vasco).

Especialmente significativos son los casos de Madrid, con un gasto de 3.415 y 2.614 millones de euros respectivamente, frente a otras regiones como Aragón o Castilla La Mancha, con un gasto que apenas supera los 250 millones de euros en cada uno.

La fuerte concentración industrial, empresarial y universitaria en las grandes urbes condiciona la intensidad del gasto privado en esas regiones.

De los más de 5.500 millones de euros que se gastó el sector privado en 2006 para actividades de I+D+i, más de 4.500 corresponden a gasto procedieron de compañías con sede en Madrid, Cataluña y País Vasco. La industria farmacéutica, con un 9,2% del total del gasto, y la aeronáutica, con un 8,1%, son las dos más intensivas en actividades innovadoras y la mayoría de multinacionales están asentadas en esas tres regiones.

Ese factor es el que provoca que sólo haya cuatro comunidades autónomas (Madrid, Navarra, País Vasco, y Cataluña) que superen la media nacional (1,16% del PIB) de gasto.

La primera en la clasificación es Madrid, que destinó un 1,98% del PIB regional, seguida por Navarra (1,92%), País Vasco (1,60%) y Cataluña (1,43%).

Las diferencias entre regiones también son evidentes en el gasto procedente de la administración pública. De los 5.000 millones de euros que se gastaron en 2006, más de 1.300 correspondieron a Madrid, 900 a Cataluña y 527 a Andalucía.