Distribución

Mercadona niega que haya caída del consumo por temor a la crisis

Mercadona no detecta crisis de consumo. 'Los precios suben y bajan todos los días'. Con estas palabras rebatió ayer Juan Roig 'una supuesta crisis' que no ha evitado que la cadena gane un 38% más y suba ventas el 15%.

El presidente de Mercadona, Juan Roig, fue ayer rotundo a la hora de descartar que la subida de precios haya modificado las pautas de consumo de sus clientes. 'No es cierto que se haya cambiado las patatas por el filete por una supuesta crisis', dijo Roig, que puntualizó además que ni lo han notado en 2007 ni lo están notando en lo que va de año.

La cadena de supermercados, un buen termómetro del comportamiento del consumo, cerró el pasado ejercicio con un incremento de las ventas del 15%, situándose en 13.986 millones de euros. La firma, que cuenta ya con 1.137 tiendas en toda España, superó las previsiones marcadas. A igual superficie, el aumento de las ventas fue del 6%.

Mucho más espectacular fue el ritmo de crecimiento de los beneficios, que alcanzaron este año los 336 millones de euros, un 38,8% más que en el ejercicio anterior. El ratio de beneficio neto por ingresos se ha situado en el 2,6%.

Roig insistió ayer en que la mejora de la productividad es la que ha permitido a la cadena esta mejora de ganancias que para el año que viene esperan alcanzar los 400 millones, con un margen del 2,7% sobre los ingresos, que se situarán en los 15.500 millones, según sus cuentas. El ritmo de apertura de centros será similar, un centenar, aunque cerrarán 21 tiendas que se han quedado anticuadas.

Todas los nuevos supermercados estarán en España, donde la compañía tiene el 12% del total de superficie de venta del sector. La salida al exterior sigue pendiente para antes de 2010, con los mismos criterios explicados por Roig hace un año: 'Un país cercano, europeo y al que llegaremos comprando una cadena local'. No hay aún conversaciones pero sí prospecciones del mercado.

Respecto a las inversiones que realizará la cadena en los próximos meses destaca la eliminación de la charcutería al corte, sustituyéndola por productos envasados, una modalidad que ya está implantada en los supermercados y que ahora va a ser la única. Mercadona ya tomó la decisión de eliminar los puestos de carnicería y de frutas y verduras hace unos años y ahora también está realizando pruebas piloto con la pescadería, el único punto que queda en las tiendas que se atiende tras un mostrador. 'Las pruebas piloto que estamos realizando en Zaragoza y Barcelona están dando muy buenos resultados y las ventas están aumentando, dijo Roig.

La compañía repartirá entre la plantilla 160 millones de euros de prima por consecución de resultados. Cada uno del los 60.000 empleados recibirán entre 1.000 y 5.000 euros extra.

Alta maternidad

Juan Roig defendió ayer las políticas de conciliación de la vida social y laboral que desarrollan en sus supermercados con un dato. 'En España el porcentaje anual de mujeres fértiles que tienen hijo es del 4%. En Mercadona, en el último año fue del 9%'.