Actualidad

Bulos corporativos, ¿denunciar o ignorar?

Las empresas afrontan la extensión de mensajes catastrofistas anónimos en internet o móvil

Bulos corporativos, ¿denunciar o ignorar?
Bulos corporativos, ¿denunciar o ignorar?

Sacyr cayó ayer en Bolsa un 3,2% en parte por un mensaje de telefonía móvil. La compañía ha presentado una denuncia ante la policía para que investigue el origen de un mensaje de texto que recibieron trabajadores de la constructora, y el juez ha abierto diligencias. En concreto, el mensaje decía, según informó ayer El País: 'Próxima suspensión de pagos de Sacyr Vallehermoso. El PSOE es responsable de pactar inmunidad y pagar a los responsables de dicha compañía a cambio de aguantar hasta después de las elecciones. Zapatero se ha jugado el puesto. Pásalo'.

El desarrollo de las nuevas tecnologías, internet y telefonía móvil, facilita la extensión de bulos corporativos que en minutos llegan a miles de ciudadanos. Sacyr es un caso más entre decenas.

En un foro de internet sobre urbanismo se lee: 'Cuidado con Vallehermoso, después del día 10 mucho ojo'. Incluso hay quien responde: 'Es curioso, este rumor me ha llegado a mí también de varias fuentes. Dicen que lo están aguantando hasta elecciones'. En otros foros hay mensajes similares sobre la inmobiliaria Colonial: 'El día después de las elecciones quiebra'.

Ante estas situaciones las compañías tienen sólo dos opciones, responder a las provocaciones o ignorarlas. En otro foro escriben sobre la inmobiliaria Edival: 'La semana pasada despidió al 20% (o más) de su plantilla, despido directo ¡y sin importar antigüedad en la empresa, contrato indefinido o temporal, ni nada!'. En la compañía explican que ante estos mensajes prefieren no actuar: 'Los datos del negocio del día a día son los que mejor responden a estos bulos. Somos transparentes y no tenemos nada que ocultar', explican en la compañía.

Estudio de Comunicación y Llorente & Cuenca son dos de las mayores empresas de comunicación que trabajan en España; tienen como clientes a la mayoría de multinacionales españolas. 'La guerra sucia contra las empresas ha existido siempre', recuerda Iñaki Torres, director de Estudio de Comunicación. 'El consejo no es fácil, porque el propio desmentido del rumor hace que la calumnia tenga un mayor eco. Hay que analizar cada caso y diseñar una solución a medida. Lo que está claro es que, al igual que en el chantaje o la extorsión, las empresas deben ser rotundas en su respuesta, denunciar el caso y confiar en los instrumentos jurídicos', añade.

'Los rumores son informaciones no contrastadas', explica José Antonio Llorente, consejero delegado de Llorente & Cuenca. 'Hay que atajarlos, hay situaciones que conviene aclarar y no ignorar', dice. 'Tener una buena reputación entre el público y los líderes de opinión es muy importante para desmontar un rumor', considera. 'Dicho eso', apunta, 'los mercados de capitales funcionan con fuerzas contradictorias. Los medios cultivan que el que da la exclusiva es mejor y por otro lado se reclama información en igualdad para todos'. En su opinión esta presión de la exclusiva y la transparencia genera que a veces se dé fiabilidad a rumores.

El pintoresco caso de Experto35

Dice el tópico que en esta vida todo el mundo tiene un minuto, al menos un minuto, de gloria. Un internauta identificado como Experto35 gozó de ese supuesto privilegio hace ya seis años, en la última crisis bursátil. Porque las manipulaciones de mercado, contabilidades dudosas o informes incorrectos suelen salir a la luz cuando la Bolsa baja, no cuando sube. En julio de 2002 Worldcom quebraba y la CNMV de Blas Calzada trasladaba al fiscal una presunta manipulación de cotizaciones de Puleva Biotech desde los foros de internet del portal Invertia. Alguien denominado 'Experto35' se hacía pasar por un directivo de la empresa y hacía circular falsos rumores, algo habitual en éste y otros foros especializados. Experto35 era un parado gallego que aseguraba saber bien poco de Bolsa y no haberse lucrado. La fiscalía archivó el caso, Experto35 se convirtió en una suerte de mito en la pequeña comunidad de internautas inversores -por aquel entonces se leía 'todos somos Experto35'- y la CNMV no volvió a actuar en este sentido. Y los falsos rumores, obviamente, siguen campando a sus anchas.

En bolsa

Sacyr perdió ayer un 3,2% en Bolsa. El primer accionista de Repsol YPF presentó el lunes sus resultados correspondientes al año 2007 que arrojan un beneficio neto atribuido de 946,38 millones de euros, un 74,5% más respecto a 2006. Los ingresos fueron de 5.759,81 millones.