Demanda

Iberdrola denuncia a EDF por recibir ayudas del Gobierno francés

Iberdrola ha abierto ante el Tribunal de la Unión Europea (TUE) un tercer frente de recursos a nivel comunitario contra EDF, y lo ha hecho en esta ocasión para protestar contra las ayudas estatales a la eléctrica francesa, indicaron fuentes de la compañía a Europa Press.

El grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán ya denunció al Estado francés ante la Comisión Europea por el blindaje ilegal a EDF y se personó en un expediente del Ejecutivo comunitario contra el grupo francés por abuso de posición de dominio.

En esta ocasión, Iberdrola ha solicitado al TUE intervenir en apoyo de la Comisión Europea en un procedimiento sobre ayudas de Estado de Francia a EDF. El Estado francés dispone de una participación del 85% en la eléctrica.

El Tribunal de Luxemburgo debe decidir si admite la demanda de intervención de Iberdrola, en la que la eléctrica española se presenta como parte interesada en su calidad de competidora de EDF en varios mercados desde 2001.

IBERDROLA 10,52 -0,24%

La eléctrica solicita al tribunal que el litigio se solucione a favor del Ejecutivo comunitario, a la vista de "la existencia de ayudas de Estado incompatibles con el Tratado de la UE".

En caso de ser aceptada la intervención, Iberdrola presentará un argumentario en el que sostiene que las ayudas del Estado francés afectan a la competencia de dos formas: dificultando la entrada de empresas no francesas en los mercados franceses y ayudando a EDF a entrar en otros países a través de exportaciones de electricidad y de operaciones corporativas.

En esta causa, el tribunal debe decidir sobre la legalidad de varios apartados de una decisión de la Comisión de diciembre de 2003 en la que se declaraban incompatibles con el Tratado Europeo varias ayudas de Estado otorgadas por Francia a EDF mediante la adopción de medidas contables y fiscales en 1997.

En ese momento, la Comisión consideró que la falta de pago por parte de EDF en 1997 del impuesto de sociedades constituía una ayuda de Estado incompatible con el mercado común, cuantificada en casi 890 millones de euros. Por este motivo, obligó a Francia a adoptar las medidas necesarias para recuperar de EDF sin dilación dicha ayuda ilegal. La compañía estatal gala la reembolsó en 2004.