Venta de reservas

El FMI quiere beneficiarse del tirón del precio del oro

El alza de la cotización del oro puede ser aprovechada por el FMI para deshacerse de parte de sus reservas. Cuenta ya con el respaldo del Tesoro de Estados Unidos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) está más cerca de poder paliar su déficit presupuestario con la venta de parte de sus reservas de oro. Esta fórmula, defendida por el equipo gestor de la entidad financiera internacional, ha conseguido el apoyo del Tesoro de Estados Unidos. Con este respaldo no ha superado todos los obstáculos que tiene que salvar para llevar a cabo la transacción, pero ha dado un paso importante.

David McCormick, subsecretario del Tesoro de Estados Unidos, manifestó ayer que su Gobierno permitiría la operación en el marco del plan de reducción de costes del FMI. Añadió que espera que el Congreso de EE UU -que puede bloquear esa venta- no plantee problemas.

Los operadores del mercado del Londres también debieron creer que el asunto saldrá adelante, ya que el oro -que llegó ayer a marcar una cotización próxima al récord de 952 dólares la onza- comenzó a bajar a mediados de la sesión hasta los 935,5 dólares. Esa cifra supone un descenso de más del 1% respecto al viernes.

La enajenación del metal amarillo propiedad del FMI afectaría a un tope de 12,9 millones de onzas, de los 103,4 millones en manos de la entidad. El FMI y el Banco de Pagos de Basilea cuentan con un 11% del total de las reservas que se hallan en las arcas de bancos emisores y otras instituciones financieras similares. El porcentaje más elevado está en poder de los bancos centrales del área euro, con un 39%.

Aunque son muchas las entidades que negocian con sus reservas -venden, compran o hacen operaciones de derivados-, en función de sus necesidades, el FMI ha buscado un buen momento para avanzar en sus objetivos. El oro -por la debilidad del dólar, la aversión a activos con riesgo o por la tensiones inflacionistas- atraviesa uno de los momentos más brillantes de su historia como producto de inversión. En este año ha subido más de un 11%, pese a que el ejercicio anterior acumuló unas ganancias del 33%.

Esta evolución es similar en el caso de otros metales precisos como la plata y el platino, que la pasada semana alcanzaron precios récord.

El Banco de España reduce posiciones

Como otros bancos europeos, el Banco de España se ha ido desprendiendo de parte de sus reservas de oro en coordinación con el Banco Central Europeo a lo largo de 2007. La fortaleza del euro ha permitido reducir posiciones en un activo que además ya no se considera tan estratégico como soporte de la política monetaria. Hasta agosto del pasado ejercicio, las ventas del metal supusieron reducir las reservas un 32%, al pasar de 416,7 toneladas a 283 toneladas. La coordinación con el BCE se realiza para evitar que las ventas masivas hundan la cotización.