Mercados

La UE no regulará los fondos soberanos

La CE propondrá mañana que los fondos públicos de inversión de países como Arabia Saudí, China o Rusia publiquen cada año su posición accionarial en las empresas europeas. La medida quiere calmar a quienes acusan a esos fondos de servir a los intereses estratégicos de sus Gobiernos.

La UE no regulará los fondos soberanos
La UE no regulará los fondos soberanos

La Comisión Europea no parece creerse del todo las voces de alarma que provocan los llamados fondos soberanos, pero ha decidido pronunciarse al respecto para evitar que cada país de la UE erija su propia empalizada frente a ese tipo de inversores. Bruselas pretende, además, influir en el código de conducta que para ese instrumento de inversión está elaborando el Fondo Monetario Internacional.

En un documento plagado de parabienes hacia unos fondos estatales que manejan unos 2 billones de euros, la CE planteará mañana, por primera vez de manera oficial, la necesidad de imponerles ciertas normas de gobernanza y transparencia.

El organismo presidido por José Manuel Barroso propone, de entrada, extender a los fondos soberanos las directrices que el FMI estableció en 2001 para impedir las interferencias políticas en la gestión de las reservas de divisas.

Pero Bruselas también espera que los fondos soberanos se sometan voluntariamente a un código de conducta que garantice la transparencia de su gestión. Entre las normas que deberían respetar figura la de publicar anualmente 'sus posiciones de inversión y asignación de activos', con especial detalle cuando se trata de participaciones mayoritarias en una empresa.

Los soberanos deberían aclarar también el volumen y origen de sus recursos; su política sobre ejercicio de derechos en las sociedades participadas; los objetivos de su estrategia de inversión; o la relación con el Gobierno de su país de origen.

Sólo los fondos de Singapur y Noruega parecen cumplir con estos criterios de transparencia. Otros, como los de China, Rusia, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos o Kuwait, se verán probablemente obligados a mejorar la información sobre sus actividades.

La CE, sin embargo, no parece dispuesta a elaborar ese código de conducta, una responsabilidad que deja a otros organismos internacionales. Bruselas, de hecho, aborda la iniciativa con extrema cautela, para no espantar a unos fondos multimillonarios que, según Bruselas, 'pueden contribuir a la estabilidad del sistema financiero internacional' y 'al papel internacional del euro'.

El documento comunitario, en el que se percibe la victoria de los comisarios más liberales, como el británico Peter Mandelson o el irlandés Charlie McCreevy, se declara en contra de que la UE someta a los fondos a una vigilancia especial. A favor de esa tesis ha jugado la actual crisis crediticia, en la que varias entidades financieras con dificultades están pidiendo liquidez a los temidos fondos soberanos.

En ese contexto, el documento que la CE espera aprobar mañana declara que 'no se debe esperar que los fondos soberanos tengan que seguir prácticas de transparencia más allá de las desarrolladas por el FMI y la OCDE y de las que ya se aplican a otros inversores de propiedad estatal similares'.

El documento insiste en que esos fondos 'no operan en un vacío legal en la UE', porque se les aplican 'las mismas normas y controles que a otras formas de inversión'. Y Bruselas recuerda que la UE y cada país miembro pueden ya limitar la libre circulación de capitales siempre que sea por una razón de seguridad nacional... que con los fondos soberanos no parece existir.

Dos billones de euros ¿Quién y cómo los maneja?

¿Qué es un fondo soberano?

Son vehículos de inversión propiedad de un Estado. Su cartera cuenta con activos nacionales e internacionales, propiedad de un Estado.

¿Desde cuándo existen?

Su origen data de la década de 1950, cuando los países productores de materias primas, y en especial de petróleo, empezaron a invertir las divisas obtenidas con sus exportaciones.

¿Qué países disponen de este tipo de fondos?

Los principales productores de gas y petróleo, como Rusia, Arabia Saudí o Kuwait. Y los grandes exportadores de manufacturas como China o Singapur.

¿Cuánto dinero manejan?

Se estima que sus activos pueden superar en estos momentos los dos billones de euros, casi cuatro veces el valor de mercado de todas las compañías que cotizan en el Ibex 35.

¿Amenazan la estabilidad del sistema financiero o bursátil?

No parece probable. A pesar de volumen, apenas suponen el 5% del mercado bursátil mundial. Y sus inversiones suelen ser a largo plazo, sin movimientos bruscos a corto plazo.

¿Por qué inquietan entonces en Europa y EE UU?

Algunos Gobiernos temen que los países emergentes aprovechen sus ingentes reservas de divisas para controlar empresas de sectores estratégicos o que les aporten la tecnología más avanzada. El otro riesgo, de tipo macroeconómico, es que los países eminentemente exportadores impidan la revalorización de su moneda para aumentar sus fondos.

¿Qué medidas se están tomando para controlarlos?

EE UU ha endurecido la autorización de inversiones extranjeras en sectores que afecten a la seguridad nacional. El FMI y la OCDE están elaborando normas de transparencia que deberían aplicar los fondos soberanos.

UN NUEVO TIPO DE INVERSORES

COLONIAL La única empresa española, de momento, que ha sido objetivo de un fondo soberano. Está sobre la mesa una oferta del fondo ICB de Dubai, que ha permitido frenar la sangría de la cotización, que había perdido más del 60% desde mediados de diciembre hasta que llegaron noticias de ICB. El fondo árabe, con todo, se ha tomado un lapso de una semana para tomar la decisión final.

BANCA Los fondos soberanos han acudido al rescate de la gran banca internacional, vapuleada por la crisis subprime y necesitada de inyecciones de capital que mejorasen sus ratios de solvencia. Los fondos soberanos han comprado por un total de 40.000 millones participaciones mayoritarias en Morgan Stanley, Merrill Lynch, UBS, Credit Suisse, Barclays y Citi. El fondo de Qatar invertirá 10.000 millones en dos años.

BOLSAS Los fondos de Dubai y Qatar son los primeros accionistas de la Bolsa de Londres, con un 20% y un 15%, respectivamente. El de Qatar participa en el mercado nórdico OMX.

CAPITAL RIESGO Incluso el capital riesgo, emblema de la sofisticación financiera de los últimos años, ha sido pasto de las compras de fondos soberanos. China ya entró en Blacsktone con un 10% y Abu Dhabi ha adquirido el 7,5% del famoso fondo Carlyle por 1.350 millones de dólares.