æscaron;ltima

Viacom y Disney, grandes vencedoras de la gala de los Oscar

Javier Bardem logra el primer galardón para un actor español por su papel en 'No es país para viejos'

Viacom y Disney, grandes vencedoras de la gala de los Oscar
Viacom y Disney, grandes vencedoras de la gala de los Oscar

Para los españoles, Javier Bardem fue el gran triunfador de la gala de los Oscar. Para los más cinéfilos fue la noche de consagración de los hermanos Coen. Y para el mundo empresarial hubo dos claras beneficiadas: Viacom y Disney. Las dos compañías -coproductoras de las dos principales nominadas, No es país para viejos y Pozos de ambición, a través de sus filiales Paramount Vantage y Miramax, respectivamente- se alzaron con ocho de las estatuillas más destacadas.

Ambas empresas tenían todas las papeletas para la victoria, pues entre las dos sumaban más de 20 nominaciones: Viacom también participó en la producción de Sweeney Todd, con tres nominaciones y un premio; y Disney logró la victoria en su terreno favorito, el de la animación, con el Oscar para Ratatouille. Este espaldarazo artístico impulsó su cotización bursátil al principio de la jornada.

Bardem también partía con todas las posibilidades, porque era el gran favorito. Y no hubo sorpresa: hacia las 3.15 de la madrugada del lunes, el español escuchó pronunciar su nombre tras el archifamoso 'And the Oscar goes to…', y salió a recoger la estatuilla entre exultante y nervioso. Emocionado, dedicó en español el premio a su familia: 'Mamá, esto es para ti, para tus abuelos, para tus padres, Rafael y Matilde. Esto es para los cómicos de España que como tú han traído la dignidad y orgullo a este oficio', dijo este hermano, hijo, sobrino, primo y nieto de actores y cineastas. No en vano, su tío Juan Antonio Bardem fue, en 1959, el primer candidato español a un Oscar a la mejor película extranjera, por su obra La Venganza. Su papel del asesino psicópata Anton Chigurh en la película No es país para viejos -con su indescriptible corte de pelo, su voz cavernosa y su rostro impenetrable- le ha llevado a la gloria. El intérprete, primer español en lograr este premio, culmina así unos meses de ensueño en los que lo ha ganado todo: casi una veintena de premios que incluyen el Globo de Oro, el Bafta británico y los reconocimientos del Sindicato de Actores de Estados Unidos y de la Asociación de Críticos de Nueva York. El otro nominado español, el compositor Alberto Iglesias, seleccionado por la banda sonora de Cometas en el cielo, se fue con las manos vacías.

El de Bardem fue el primero de los cuatro galardones que se llevó el triunfador de la noche: el filme No es país para viejos de Joel y Ethan Coen. Los autores de Fargo o El Gran Lebowsky obtuvieron los premios a la mejor película, dirección y guión adaptado por esta versión de la novela del premio Pulitzer Cormac McCarthy (de cuya última obra, La carretera, hay ya una adaptación cinematográfica en marcha). La película de los Coen derrotaba así a su gran competidora, Pozos de ambición, de Paul Thomas Anderson. Esta película sólo se alzó con los premios a la mejor fotografía y al mejor actor, que fue para el británico Daniel Day Lewis. Es su segundo Oscar tras el obtenido en 1990 por Mi pie izquierdo.

La noche tuvo un tinte marcadamente europeo, pues los premios de interpretación fueron a intérpretes del Viejo Continente: la británica Tilda Swinton logró el de mejor actriz secundaria por Michael Clayton y la francesa Marion Cotillard el de actriz principal por La vida en rosa.