Energía

Los resultados de Iberdrola de 2007 no defraudan a analistas y gestores

Las cifras de 2007 de Iberdrola han estado en línea o algo superiores a lo previsto, aunque se valoran mejor en sus vertientes británica y americana que la española. Los analistas, con todo, temen que una eventual lucha por el control de la empresa se alargue.

Iberdrola presentó anteayer sus resultados de 2007, lo que ha servido para que gestores y analistas se pronuncien de nuevo sobre uno de los protagonistas del mercado bursátil en las últimas semanas. La empresa ha subido un 28% hasta 10,01 euros en un mes, desde que el 24 de enero saltase que EDF había irrumpido en su capital a través de derivados. La previsión de beneficios también le valió para subir, aunque ahora, tras descontarse ese efecto, acumula tres días bajistas.

Las cuentas anuales han sido mejores de lo previsto, según indican la mayor parte de los expertos que destacan, como aspectos positivos, la incorporación al grupo de Scottish Power y la buena marcha del negocio de América Latina, área en la que ha logrado un Ebitda de 890 millones de euros -con un alza del 22%-. No obstante, Antonio López, de Fortis, señala que han sido pobres en el mercado doméstico y en el área de renovables.

Desde Fortis se eleva el precio objetivo de la eléctrica a 11 euros frente a los 10,75 euros. Sin embargo, se rebaja la recomendación de comprar a mantener. Detrás de esa decisión está la existencia de una prima en la cotización por posibles movimientos corporativos que se presentan complejos. López destaca además las fuertes críticas de Galán a EDF y ACS.

IBERDROLA 7,40 1,07%

Más negativos se han mostrado los expertos de Citigroup. Subrayan la menor aportación del negocio de energías verdes y la escasa visibilidad de la actividad de generación eléctrica en España. Sin embargo, sus previsiones apuntan a un progresivo aumento de la facturación, del Ebitda y de los beneficios del grupo en los próximos años.

Los analistas del banco estadounidense han reducido Iberdrola a mantener, ya que consideran que las especulaciones sobre operaciones corporativas no son suficientes para recomendar compra. Agregan que la probabilidad de opa no es elevada.

Pero admiten que las especulaciones sobre movimientos en torno a la empresa que preside Ignacio Sánchez Galán podrían continuar en los próximos meses y convertirse en uno de los factores que animen la negociación de sus acciones. Concluyen que no va a ser un objetivo fácil para los que pretendan su control.

Desde Credit Suisse se manifiesta que las cifras han sido mejores que sus expectativas y las del consenso. Y los expertos de Goldman Sachs añaden que los números son buenos y las perspectivas, también. Destacan la fortaleza de sus actividades en el Reino Unido y América Latina y reiteran el consejo de comprar. Banesto ha calificado de sólidos los resultados, muy en línea con lo estimado.