Opciones de inversión

La familia de fondos cotizados ya es más que numerosa

Se pueden comprar y vender en horario de bolsa como si fueran títulos de BBVA o de Ferrovial, las comisiones que tienen son inferiores a las de los fondos tradicionales de renta variable y dan derecho a percibir dividendos una o dos veces al año. Se trata de los ETF, un producto híbrido entre una acción y un fondo y que, por el momento, gestionan tres entidades en nuestro mercado.

Un año y medio después de que el primer fondo cotizado diera el salto al parqué español, la oferta se diversifica con la llegada de fondos cotizados que invierten en la bolsa japonesa, en energías limpias, en valores europeos con elevada rentabilidad por dividendo y otro que duplica la evolución del Euro Stoxx 50 tanto si el índice sube como si baja, primer ETF de estas características en aterrizar en el parqué.

No es la primera y, con toda seguridad, no será la última vez que un directivo de Lyxor, filial de la entidad gala Société Générale, toca la campana virtual del parqué de la Bolsa de Madrid para dar la bienvenida a nuevos fondos cotizados. Hoy, Jose Antonio López Jiménez, Director de Global Equities and Derivatives Solutions en España de Lyxor, ha dado la bienvenida a los cuatro nuevos productos de la entidad. El directivo ha asegurado que "Lyxor va a seguir apostando por el mercado español. Este año esperamos seguir trayendo ETF que ya tenemos cotizando en otros mercados¢.

En esta línea, Adrián Juliá, responsable de productos cotizados de Société Générale en España, ha adelantado que uno de los primeros en llegar, "antes del verano" será un ETF inverso (que gana con la caída del mercado).

En los últimos meses, la familia de los fondos cotizados se ha ido ampliando con la llegada de nuevos productos al parqué. ¢El crecimiento ha sido extraordinario¢, tal y como ha reconocido hoy Jorge Yzaguirre, director de renta variable de BME y más que va a ser de acuerdo con sus previsiones. El hólding bursátil espera tener cotizando más de 50 ETF a finales de 2008, lo que significa doblar el actual número. Para Yzaguirre esta es una meta alcanzable teniendo en cuenta que ya cumplieron con el objetivo marcado para finales de 2007.

Nueva gestora

Los fondos que hoy han comenzado a cotizar se suman a los 22 productos que ya replican índices de lo más variado. Desde los españoles, como el Ibex o el Ibex Top Dividendo, o los que invierten en valores latinoamericanos y los pequeños y medianos de la bolsa española hasta los de renta fija, pasando por índices de mercados emergentes. Todos ellos son gestionados por tres gestoras: Santander, BBVA y Lyxor pero en BME esperan que, además de la oferta de productos, también se amplíe el número de gestoras interesadas en este segmento de mercado que tanto éxito está cosechando en países europeos como Francia o Alemania.

Las turbulencias por las que atraviesa el mercado de renta variable en estos momentos no será, a juicio de Yzaguirre, incoveniente para el desarrollo de este segmento de mercado. Aún así, desde BME esperan que haya otra gestora, además de las tres existentes, que se vuelque con este producto en España. Fuentes de mercado creen que podría ser Barclays, a través de su marca ishare.

Aunque el inversor institucional español es un 'adicto' a los ETF desde hace varios años, es ahora el particular, el cliente al que se dirigen las entidades. Desde Lyxoy admiten que se está haciendo un esfuerzo por llegar al minoritario a través de cursos de formación. Estas entidades recuerdan que un proceso similar se vivió cuando llegaron los warrants a España y hoy es un producto que registra un elevado volumen de contratación.

Según Morgan Stanley, el patrimonio gestionado por ETF se triplicará de aquí a 2011, estimación que basan en una serie de factores que impulsarán este crecimiento. Por un lado, por el continuo incremento en el número de inversores institucionales y particulares que utilizan ETFs y los perciben como herramientas útiles para su actividad y por otro porque los fondos pueden realizar mayores aportaciones a los ETFs gracias a cambios regulatorios recientes, tanto en EE UU como en Europa.