Para invertir

Las empresas mantendrán este año el beneficio pese al ajuste

El ritmo de crecimiento se modera al 13% en 2007 y los expertos dejan en cuarentena la previsión para un 2008 que se antoja difícil.

La Bolsa es un termómetro de la economía y de los beneficios empresariales. La caída que acumulan los mercados de renta variable del mundo este año, por encima del 10% la mayoría y del 13,89% en el caso del Ibex 35, confirma que la situación no es buena en ninguno de los dos sentidos. En Estados Unidos el temor a una recesión está ganando intensidad con el paso del tiempo. En Europa se descarta, aunque sí se habla de desaceleración. Los expertos no ven el final del túnel en la crisis crediticia; un mercado de crédito muy tenso mantiene en el filo de la navaja al sector financiero, y en consecuencia, a la economía real.

Este sector financiero, de hecho, ha sido quien ha dado la voz de alarma. Los resultados del cuarto trimestre en Wall Street han bajado con fuerza por la amortización de activos ligados a hipotecas subprime y el consenso de los economistas maneja una caída de las ganancias del 1,5% para Estados Unidos en 2007, frente a un ascenso del 10,5% de Europa. El Ibex 35 apunta a un aumento del 12,82% en las cuentas -nueve empresas han pasado ya por el confesionario-, mejor que Europa, pero peor que en 2006 (subió el 31%) y al ritmo más bajo en cuatro años, según datos de consenso de FactSet.

Crecimiento económico

El crecimiento de la economía española es superior al de Europa -en el cuarto trimestre de 2007 el PIB aumentó al 3,5%-, pero los analistas mantienen sus dudas: 'En la crisis global de 2000 lo que era un claro factor de fortaleza para la economía -existencia de un consumidor fuerte apoyado en unos tipos de interés bajos y en el auge del sector residencial- se ha convertido en la situación actual en un factor de vulnerabilidad adicional. El ajuste del sector inmobiliario tras los excesos de financiación, construcción y precios de la viviendas de los últimos años, y las subidas de tipos y de inflación, impacta adversamente sobre el consumo y la inversión', indica el Banco Urquijo.

Ahorro Corporación desvela que la revisión al alza de expectativas se ha frenado en los últimos meses. Si de enero a octubre las perspectivas de beneficio por acción del Ibex 35 se revisaron al alza un 4,8% -gracias al tirón de Telefónica y Santander, principalmente-, a partir de octubre, se ha recortado en un -0,1%. En el Euro Stoxx 50 se ha modificado del 1,2% al -3,8%. En Wall Street las revisiones fueron a peor desde principios de año: se redujeron en un 8,8% en enero y en 8,3% nueve meses después.

Las dos próximas semanas serán claves para la Bolsa española. Se concentrará la publicación de resultados de las compañías del Ibex 35, que tienen hasta el 29 de febrero para presentar sus cuentas en la CNMV. El beneficio neto estimado para el ejercicio es de 48.725 millones de euros frente a los 43.190 de 2006. La cifra es muy superior a la que se estimaba hace justo un año -tradicionalmente las empresas baten con mucho las expectativas por los extraordinarios y el efecto de las fusiones-, pero eso no ha librado al Ibex de las temidas revisiones a la baja. Las empresas que no han sufrido ningún tipo de recorte de previsiones a lo largo del año han sido BBVA, Iberia, Banco Sabadell, Santander, Telefónica, Unión Fenosa, Grifols y BME. También Criteria e Iberdrola Renovables, pero porque acaban de salir a Bolsa.

Los bancos españoles han sido los primeros en rendir cuentas, y el balance se ha situado dentro de las previsiones que manejaban los analistas. Algo de lo que no pueden presumir sus competidores en EE UU y Europa. 'Las compañías financieras han conseguido sorprender incluso a las estimaciones más pesimistas. Citigroup, Merrill Lynch y Morgan Stanley han realizado fuertes provisiones, pero ni siquiera los responsables de estos bancos se han atrevido, tal como hicieron en trimestres anteriores, a anunciar que ya hemos tocado suelo y que lo peor ha pasado', explica el Banco Urquijo.

Aunque las entidades españolas tienen una exposición inferior a las subprime, el endurecimiento de las condiciones de crédito, el enfriamiento de la actividad inmobiliaria y constructora y el riesgo de aumento de la morosidad hacen que también estén en el punto de mira. En los tres últimos meses, los expertos han reducido las expectativas de crecimiento del BPA de 2008 para el sector financiero del S&P 500 en un 15%, y en un 5,2% y 5,1% para los bancos y las entidades de servicios financieros de Europa.

'Las Bolsas descuentas probabilidades futuras y las de 2008 no son favorables', desvela José Luis Martínez, estratega de Citi. Esta firma pronostica una caída del crecimiento de los beneficios para las empresas de EE UU en 2008 del 1,5%. 'El consenso apunta a un crecimiento del 15%, pero prácticamente no se han comenzado a revisar las estimaciones iniciales. El sector financiero está lejos de llegar a una fuerte recuperación. Seguirá resintiéndose, y tendrá crecimiento negativos', comenta Martínez.

En este contexto, no extraña que los analistas hayan congelado las previsiones sobre 2008 hasta ver un panorama más claro. En el Ibex, FactSet proyecta a fecha de hoy un estancamiento de las ganancias. Aunque esto no es una mala noticia en sí misma, pues un excesivo optimismo respecto a las cuentas de 2008 y 2009 implica, en un contexto difícil como el actual, un riesgo adicional para las Bolsas, pues pone el listón alto y es fácil que las expectativas se revisen a la baja. Los expertos, de hecho, temen que según se vayan conociendo datos más concisos sobre las consecuencias de la actual coyuntura sobre los beneficios empresariales, el mercado recorte previsiones en algunas empresas.

Todo esto puede hacer variar la valoración de las Bolsas. Los PER, veces que el precio de la acción contiene el beneficio, han bajado drásticamente y las Bolsas se han puesto baratas. El de la española es de 12,5 veces si se tienen en cuenta los beneficios de 2007, según FactSet, y algo menor si se recogen los de 2008. 'La tendencia del PER será al alza conforme se recorten las estimaciones de beneficios de 2008. Las compañías más ligadas al ciclo económico serán las que más sufran', comentan en el Urquijo. Por tanto, aunque este ratio se antoja imprescindible a la hora de tomar una decisión de inversión, actualmente no parece relevante.

Los expertos describen unos meses difíciles para la Bolsa, la economía y las empresas. Pero tampoco quieren dramatizar. Las valoraciones de las compañías no son históricamente altas, especialmente en Europa. Los niveles de endeudamiento son relativamente bajos, con la excepción de algunos valores concretos, y además se han mejorado los niveles de eficiencia.

La internacionalización llevada a cabo asimismo por las empresas españolas puede ayudar a mitigar los efectos de una desaceleración económica del país. El 46% de los beneficios del Ibex 35 proceden del exterior. Una parte importante de Latinoamérica, zona económica emergente y sujeta a los vaivenes derivados de la crisis crediticia, pero otra, cada vez más relevante, es la de Europa. Esta diversificación debería servir para diluir los riesgos.

Más sorpresas positivas que negativas en el S&P

El cambio de perspectivas económicas y de beneficios sigue un ritmo acelerado en el caso de Estados Unidos. En la última semana, las estimaciones de ganancias para el cuarto trimestre de 2007 han caído al -20,4%. A comienzos de octubre la estadística manejada por Reuters reflejaba un crecimiento del 11,5% para el mismo periodo.

Muchas de las grandes compañías de Wall Street ya han publicado sus balances, más de un 60% del S&P 500, y en la mayoría de los casos se han batido las proyecciones del mercado. Según datos de Bloomberg, un 64,3% de las empresas ha reportado sorpresas positivas y un 24,1% negativas. Aunque las previsiones sobre las que se producen o no las sorpresas han sido ya recortadas. Así, aunque el resultado es similar al del cuarto trimestre de 2006, con un 60,4% y 26,6%, el sentimiento es peor.

El sector financiero es el que más incertidumbre ha generado. Se han vivido sesiones de alta volatilidad y pérdidas en Wall Sreet y Europa al conocerse las altas provisiones de algunos bancos como consecuencia de las subprime. Las compañías energéticas también han decepcionado. El 54,3% ha presentado balance, y en el 51,4% de los casos las cifras se han quedado por debajo de las previsiones. Consumo y tecnología siguen dando alegría a los inversores, pero comienzan a dar síntomas de debilidad como consecuencia de la desaceleración económica.

Es el caso, por ejemplo, de Cisco Systems, que ha anunciado una fuerte rebaja de los pedidos recibidos, o la caída de ventas confirmada por Wal-Mart Stores. El sector vinculado al consumo cíclico ha recibido ya una revisión a la baja del crecimiento del beneficio por acción (BPA), del 5,7% para el S&P 500, aunque sigue siendo el financiero el de peor pronóstico, con un descenso del 15%.

En Perspectiva

Ahorro corporación: Rebajas en los próximos meses

La sociedad de valores cree que la caída de las Bolsas obedece a un escenario económico más negativo. 'El consenso del mercado no refleja aún que el empeoramiento macro se vaya a trasladar a los beneficios empresariales. æpermil;sta será la realidad de los próximos meses y los índices acabarán por reflejarlo', dicen.

Intermoney: ¿Castigo excesivo?

Ester Matín, de Intermoney, confirma que las cotizaciones del Ibex 35 han sufrido una ralentización en el último trimestre 'que muy posiblemente se acentuará en 2008'. A su juicio, la publicación de los resultados será el mejor termómetro por el que comparar si el castigo ha sido excesivo, injustificado o conservador.

Inversis Banco

Bettina Gallego, de Inversis, considera que las Bolsas tienen asumido ya un crecimiento de las ganancias para el Ibex 35 sobre el 11%. 'Otra cosa es que sea inferior y que haya revisiones a la baja', dice, algo que aún no ha descontado el mercado. La analista espera una primera parte de 2008 peor, y una segunda mejor.