'Telecos'

Telefónica y Vodafone reavivan la guerra comercial

Ni móviles virtuales ni nuevos rivales. La guerra de ofertas está instalada en el mercado español, pero son los dos líderes los que la avivan enfrentándose uno a otro. Vodafone ha entrado en territorio de Telefónica, con un ataque directo a sus clientes de telefonía fija, y ella ha contestado con una tarifa plana de Movistar para llamar a fijos.

La nueva tarifa plana de Telefónica es una oferta de marketing, no una que beneficia al cliente', aseguran fuentes de Vodafone. 'Cambiar el teléfono fijo por un móvil abarata muy poco la factura y tiene escaso sentido para la mayoría de los perfiles de consumidor', contraatacan medios cercanos a Telefónica. La guerra comercial que enfrenta desde hace años al número uno -Movistar, la marca celular del ex monopolio- y al dos -Vodafone- ha escalado grados en los últimos días, a medida que el líder mundial del móvil ha intensificado su asedio al territorio tradicional de Telefónica: los millones de hogares con conexión telefónica fija.

El golpe que ha desatado la batalla final -hasta el momento- lo dio el martes Vodafone. La filial española del líder mundial del móvil anunció una andanada con destino a los nueve millones de hogares que sólo tiene teléfono fijo -sin conexión de banda ancha- o no tienen nada. El objetivo de Vodafone es que estos usuarios sustituyan el fijo por un móvil y para ello los tienta con una tarifa plana de 15 euros al mes para llamar a todos los fijos. Los consumidores no tendrían que pagar la cuota de abono a Telefónica, de unos 14 euros, y el consumo a fijos estaría incluido en el precio siempre que no se superen los 1.000 minutos al mes.

Telefónica ha tardado tres días en contraatacar. Movistar lanzó el viernes una propuesta que busca difuminar las barreras entre fijo y móvil, en línea con su estrategia de convergencia tecnológica. Se trata de una tarifa plana para móviles que permite, por una cuota de 15 euros al mes, llamar a los fijos nacionales, con el único límite de que el consumo no sobrepase los 1.000 minutos.

TELEFÓNICA 3,50 0,78%

Escalada de reacciones

La iniciativa de Vodafone y la tarifa plana de Telefónica no se dirigen la mismo público ni coinciden en objetivos, aunque demuestran la reactivación de la guerra comercial entre ambas. Hasta la fecha, los datos de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) apuntan a que la incursión de decenas de móviles virtuales o el nacimiento de nuevas compañías han hecho poco daño a los líderes del sector en telefonía móvil. Más bien son ellas mismas las que provocan los mayores daños en sus carteras de clientes atacándose una a otra.

En este caldo de cultivo, en Telefónica ha sembrado cierta preocupación que Vodafone ponga ahora en su punto de mira el grupo de clientes de telefonía fija que no tiene acceso a internet. Estos usuarios son una baza segura para la operadora, ingresos recurrentes a los que pocos rivales atacan, ya que firmas como Orange o Jazztel están más interesadas en los usuarios de más gasto, a los que plantean sus ofertas de ADSL.

El aumento de la tensión comercial se ha trasladado esta vez al análisis respectivo de los puntos flacos que tienen las ofertas del contrario. Vodafone argumenta que la tarifa plana de móviles para llamar a fijos de Telefónica 'encarece el uso del móvil' y 'no elimina el coste para los clientes de la cuota de abono del fijo'.

Para probarlo apela al ingreso medio por usuario de móvil, que ronda los 35 euros al mes y del que, según sus estimaciones, sólo el 10% o el 15% se destina a llamadas a fijos. Es decir, los clientes de móvil gastan una media al mes de cuatro euros mensuales en llamar a fijos. Con estos cálculos, sólo a un usuario que haga un uso muy elevado de estas llamadas le compensa gastarse 15 euros al mes.

A ello añade Vodafone que en el mercado hay tarifas mejores y pone como ejemplo una de las suyas, que permite llamar a fijos por 34 céntimos la llamada y sin ningún compromiso mensual.

Fuentes de Telefónica atacan a su vez la iniciativa de Vodafone, a la que consideran poco apropiada para la mayoría de los perfiles. Para una familia, por ejemplo, el límite de los 1.000 minutos al mes -33 minutos al día- se queda muy corto, aseguran. Tampoco tiene interés, añaden, si existe la previsión de instalar una conexión a internet, porque para eso se necesita una línea fija.

Exculpación de la CMT y acuerdo con Televisión Española

Telefónica tiene una preocupación menos en el territorio de competencia nacional. La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha decidido no abrir el expediente sancionador que solicitaban Orange, Yacom y la patronal Astel.

Estas compañías e instituciones denunciaron a Telefónica en verano de 2007 por las trabas que, presuntamente, puso a sus rivales durante la última elevación de la velocidad del ADSL, que llevó la capacidad más extendida de uno a tres megas. La CMT, sin embargo, considera que no hay pruebas de las trabas de Telefónica, así que no iniciará el expediente.

Por otra parte, Telefónica y RTVE han firmado un acuerdo marco de colaboración estratégica para analizar, promover y ejecutar proyectos conjuntos de mutuo interés.