EEUU

Nueva York plantea escindir el negocio malo de las 'monolines'

El Estado de Nueva York quiere dividir y separar el negocio de las aseguradoras de bonos, monolines. Con ello, se quiere evitar que los bonos municipales (munis) se vean perjudicados por una crisis subprime que pasa una grave factura al negocio de estas entidades en los mercados de derivados y a su capitalización.

El mercado de los municipales es totalmente seguro', dijo ayer el gobernador de Nueva York, Eliot Spitzer ante una comisión del Congreso. El problema, según Spitzer es que los monolines como MBIA, Ambac y FGIC empezaron a meterse en los negocios de los CDO y otros instrumentos ligados a la actividad subprime y se han visto atrapados en una crisis que amenaza el mercado de deuda municipal.

Las pérdidas de estas aseguradoras y la rebaja de su capitalización han forzado a las agencias de crédito a estudiar la rebaja de la calificación de su deuda. Si pierden la triple A, la rebaja se traslada automáticamente a los bonos que aseguran lo que forzará a muchos gestores a sacarlos de sus carteras. Ayer, antes del cierre de mercado, Moody's rebajó seis niveles el rating de la aseguradora de bonos FGIC por estar 4.000 millones de dólares por debajo de la capitalización necesaria para conservar la Triple A. Fitch se la rebajó también en enero. Moody's dice que MBIA y Ambac siguen bajo examen.

Spitzer, dijo ayer que la economía puede enfrentarse a un 'tsunami financiero' si las agencias de crédito rebajan la calificación de estas aseguradoras, y él está preocupado por estos bonos municipales con los que se financia la actividad local. El interventor de seguros de este Estado, Eric Dinallo, también testificó y explicó que una de las alternativas que se baraja, en conversaciones con las entidades, es un cortafuegos entre los dos negocios.

Moody's rebajó ayer seis niveles la calificación de la aseguradora FGIC

Dinallo cree que la mejor opción es que las aseguradoras separen el área dedicada a asegurar deuda municipal de la de derivados. La propuesta del superintendente, que tiene competencia en materia de seguros, supondría el mayor cambio en el sector en sus cuarenta años de vida.

'Una parte se quedaría con el negocio municipal y otro con el resto', que es la parte complicada del negocio, explicaba Dinallo. Ben Bernanke, afirmó ayer en otra comparecencia en el Senado que el negocio de los bonos municipales es muy sólido.

Dinallo está tratando, además, de poner en marcha con varios bancos un plan de rescate para los monolines. Su intención es que la banca inyecte capital a unos niveles que impidan la rebaja de la triple A. Pero, la banca no ha corrido, de momento, a prestar esta ayuda. MBIA y Ambac dicen que no hay necesidad de rescate.

Warren Buffett ha hecho una oferta para comprar el negocio de munis, que aseguran bonos por valor de unos 800.000 millones de dólares, pero tampoco ha tenido respuesta positiva. Dinallo cree que otros inversores harían ofertas similares.

Se aceleran las expectativas de bajadas de tipos

Las comparecencias en el Congreso de Ben Bernanke y Henry Paulson han elevado las previsiones de que la Reserva Federal, presidida por el primero de ellos, recorte los tipos de interés de nuevo en el corto plazo. Sin embargo, y a diferencia de lo que sucediese en otras ocasiones, esto no fue suficiente para tirar de una Bolsa que cada vez más se preocupa por la evolución económica, y que no se contenta con recorte de los tipos de interés.

Bernanke ya recortó los tipos un 1,25% puntos en poco más de una semana. Primero los bajó 750 puntos básicos el 22 de enero, en una reunión extraordinaria y, el día 31, otro medio punto, hasta el 3% actual.

En los mercados de futuros se espera que la Reserva Federal vuelva a tocar el precio del dinero en la reunión del 20 de marzo. De hecho, los futuros a marzo cotizan en el 2,7%, es decir, el mercado ve más probable que Bernanke baje el precio del dinero medio punto a que lo mantenga. Para abril se espera que los Fed Funds bajen al entorno del 2,5%. El mercado, a fecha de hoy, sigue barajando más recortes, hasta la zona del 2%, pero estas cotizaciones son menos significativas.