Mercados

Los valores del Ibex bajan un 30% de media desde los máximos de 2007

Reina la desconfianza. Impera la volatilidad y las subidas, cuando llegan, se producen sin fuerza. Un escenario que se repitió ayer a pesar de que el Ibex ganó el 0,35%. Los riesgos siguen muy presentes y pocos inversores están dispuestos a apostar a largo plazo. Algo que refleja muy bien la caída del 30% que sufren de media los valores del Ibex desde los máximos de los últimos 12 meses. Un descalabro que adelanta una ralentización de envergadura.

El mercado está expectante. Nadie tiene claro de dónde vendrá el próximo susto. Algunos resultados contradicen un escenario catastrofista pero quizá los del primer trimestre de 2008 sean más indicativos del impacto de la crisis. La Bolsa no tiene fuerza', resume David Ardura, de Gesconsult para describir la situación actual.

La indecisión se ha apoderado de los inversores y si bien en las últimas tres sesiones las compras se han impuesto, la debilidad sigue muy presente. La volatilidad domina y el Ibex está mostrando tremendas dificultades para superar la cota de los 13.600 puntos. En la sesión de ayer cerró en los 13.313,2 puntos, lo que deja la caída en el año en el 12,3%. 'La zona 13.500 - 13.600 es crítica al tratarse del mínimo de la última corrección y del máximo de las últimas semanas. Debería superarla para que los inversores empiecen a creerse el rebote', explica Javier Barrio, de BPI.

Lo cierto es que los riesgos para la Bolsa no han cambiado en las últimas semanas a pesar de que algunos datos económicos, como las ventas minoristas de enero en EE UU o la reducción del déficit comercial, han dado cierta tregua. 'El riesgo de más provisiones o la amenaza de las aseguradoras de bonos sigue ahí', comenta Jordi Padilla, de Atlas Capital. Lo que explica en buena medida que el inversor final siga ausente.

Las constructoras y las inmobiliarias sufren los mayores castigos del índice, aunque ningún se salva de la criba

El mismo presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, reconoció ayer que las perspectivas económicas en EE UU han empeorado en las últimas semanas, al tiempo que advirtió que veremos más provisiones en los bancos y dejó ver que actuará si es necesario. Sus palabras llevaron a Wall Street a otra sesión de pérdidas, acentuadas por la drástica rebaja anunciada por Moody's del rating de la aseguradora de bonos FGIC. El Dow Jones perdió el 1,4%; el Nasdaq, el 1,74% y el S&P, el 1,34%.

Los datos económicos muestran una desaceleración pero el comportamiento de la Bolsa en los últimos meses adelanta una ralentización mucho mayor. Así, mientras el Ibex pierde el 16,5% desde el récord de noviembre, la caída media de los valores del Ibex desde el máximo que marcaron el pasado ejercicio está en el 30%. 'Las caídas recogen la expectativa de que la crisis de crédito y la desaceleración inmobiliaria afectan al crecimiento', añade Padilla. Está por ver el impacto pero de momento España creció el 3,8% en 2007.

El problema es que aún no está claro si EE UU se enfrenta a una recesión corta o si por el contrario está ante años de bajo crecimiento económico, un escenario que también contagiaría a Europa a la baja. El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, comenta en el último boletín mensual del BCE que los riesgos para la actividad económica apuntan a la baja. La banca ya está sintiendo el impacto de la crisis como mostraron ayer las fuertes pérdidas de UBS y los resultados de Commerzbank.

Ante este escenario no sorprende que constructoras e inmobiliarias como Inmobiliaria Colonial (-70%), Sacyr Vallehermoso (-57,6%), Ferrovial (-49,9%) o FCC (-48,3%) sufran las mayores caídas desde máximos (ver tabla). Iberia (-48,3%) también se cuela entre los más azotados, junto a Banesto (-39,9%). Los pesos pesados sufren algo menos. BBVA cae un 30,8% y Santander, 20,6% y Telefónica, un 17,1%. Sólo el sector energético capea mejor el temporal a la espera de ver una reordenación futura.

A la espera del vencimiento de futuros y opciones

La volatilidad es una medida del miedo', comentaba ayer Javier Barrio, de BPI. 'Y este indicador está en niveles muy elevados. La confianza tardará en regresar por que las fuertes caídas que se han vivido este año han dejado el sentimiento inversor muy resentido'. Los fuertes reembolsos que han sufrido los fondos de inversión en los últimos meses son un claro reflejo del temor reinante. El inversor final, aquel imprescindible para que los rebotes cobren cierta consistencia, ha huido de la Bolsa, actualmente en manos de inversores cortoplacistas que tratan de sacar partido con operaciones intradiarias.

Las próximas sesiones se presentan, además, complicadas. El vencimiento de futuros y opciones que se producirá hoy suele ser un acicate para la volatilidad. El mes pasado, además, también coincidió con la sesión previa a un lunes festivo en Wall Street. El 21 de enero el Ibex sufrió la mayor caída de su historia. Esperemos que aquel lunes negro no se repita, pero los nervios en las próximas sesiones están servidos.

Las cifras

13.600. Se ha convertido en la principal resistencia para el Ibex. Su superación confirmaría una mayor confianza en el rebote

12,5%. Es el porcentaje de caída que acumula el Ibex en lo que va de año

70%. Es la caída que acumula Inmobiliaria Colonial desde el máximo que alcanzó en 2007

3,8%. Es el crecimiento que ha registrado el PIB español en 2007

16,5%. Es lo que pierde el Ibex desde el máximo de 2007