Pacto de precios

BA y Virgin compensarán a los pasajeros afectados por el pacto de precios con 139 millones

Los pasajeros de British Airways y Virgin Atlantic que sufrieron el pacto de precios en los recargos por combustibles en los vuelos de largo recorrido entre agosto de 2004 y marzo de 2006 podrán solicitar una compensación cercana a las diez libras (13,3 euros) por vuelo, lo que supondrá una cifra total de 204 millones de dólares (139 millones de euros).

Así, tras el acuerdo alcanzado entre los abogados de las dos aerolíneas y una plataforma de afectados, los viajeros podrán solicitar, según el precio del billete, una compensación entre una libra y 11.50 libras por vuelo a British Airways, y de entre dos libras y diez libras a Virgin Atlantic.

Según señala la prensa británica, unos doce millones de pasajeros tendrán el derecho de solicitar esta compensación, cuyo valor representa un tercio de la cifra total del recargo aplicado a los viajeros durante esos años. En total, los pasajeros que compraron en Estados Unidos recibirán 59 millones de dólares (40,2 millones de euros), mientras que los que adquirieron pasajes en Reino Unido obtendrán 73,5 millones de libras (98,2 millones de euros).

Entre mediados de 2004 y principios de 2006, British Airways mantuvo contactos ilegales con Virgin Atlantic referentes a los recargos aplicados ante el incremento de los precios del petróleo, que fueron desvelados por la aerolínea presidida por Richard Branson.

En ese periodo, los recargos por combustible se incrementaron desde los diez dólares (7,3 euros) a los 120 dólares (88,4 euros) por billete en trayectos de ida y vuelta en vuelos de largo recorrido de British Airways y Virgin Atlantic.

La aerolínea británica recibió así una multa de 300 millones de dólares (221 millones de euros) del Departamento de Justicia de Estados Unidos y otra de 121,5 millones de libras (180 millones de euros) de la Oficina de Competencia (OFT) de Reino Unido.

Por su parte, Virgin Atlantic se libró de la multa en ambos países, gracias a que desveló la existencia de estas prácticas, pero ahora estará obligada a pagar la compensación a los pasajeros afectados.