Sociedad de inversión

Contsa espera empezar a pagar a sus inversores en un año

El presidente de Contsa, la sociedad sevillana de inversión inmobiliaria en suspensión de pagos, espera poder vender activos y empezar a entregar cantidades a cuenta a los 1.200 ahorradores afectados en el plazo de un año 'si el mercado lo permite'.

Contsa espera empezar a pagar a sus inversores en un año
Contsa espera empezar a pagar a sus inversores en un año

Contsa volvió a insistir ayer en que los 25 millones de euros que recaudó entre sus 1.200 clientes andaluces para la compra de activos inmobiliarios se podrán recuperar cuando mejore la coyuntura del sector. Su presidente, José Salas, reclamó 'paciencia' a los afectados y calculó que la empresa 'en un año' podrá entregar cantidades a cuenta a sus inversores mediante la venta de algunos de sus activos, según informa Europa Press.

Salas quiso dejar claro que 'contamos como principal baza nuestro patrimonio y que el tiempo juega a nuestro favor, puesto que nuestro activo es muy superior al pasivo'. En este sentido precisó que 'hay casi 30 millones de euros de diferencia entre los 80 millones en activos y los 54 millones de pasivo'.

Agregó que ese será el planteamiento que lleven a la reunión del tres de marzo en el hotel Al Andalus de Sevilla con los 1.200 inversores para explicar los motivos de la suspensión de pagos de la empresa, donde 'demostraré que no tengo nada que ocultar ni que esconder, pues no he engañado a nadie ni ha habido estafa, los inversores han traído libremente el dinero y no me he quedado nada, sólo me he dedicado a trabajar'. 'Estoy tranquilo porque mi gestión ha sido transparente y espero recibir confianza por parte de mis inversores, pues, si me dan tiempo, la empresa saldrá adelante', agregó.

El empresario reconoció que su principal preocupación son aquellos inversores 'que han confiado en mí y que tienen su inversión como una especie de pensión mensual como complemento para sus familias'. En ese sentido, indicó que 'en la junta de acreedores propondré que se priorice en el pago a los inversores más necesitados' a la hora de empezar a entregar cantidades de capital invertido.

Aunque Salas cifra los ahorros de sus inversores en unos 25 millones, algunos afectados calculan que el montante puede doblarse hasta los 50 millones. En una entrevista con El Correo de Andalucía, el empresario dijo desconocer si algunos ahorradores han invertido dinero negro en su sociedad.

'Mis clientes creen que yo soy Superman'

El presidente de Contsa aclaró ayer que decidió acudir al concurso de acreedores ante la actitud de algunos clientes, con los que se había reunido hace varios meses para intentar llegar a un acuerdo. 'Estaban nerviosos por recuperar su inversión y, aunque yo les pedí tres meses para poder vender, decidieron no esperar, no me dieron ni tres meses y pidieron la devolución del dinero a los diez días de esa reunión'. Por ello, viendo que peligraba el patrimonio, decidió suspender pagos para sacar la empresa adelante. Salas asegura que la relación que le une a sus clientes es de confianza y amistad. 'Llevan muchos años conmigo y creen que soy Superman y que estoy en una burbuja aislado del mercado, pero desgraciadamente se han dado cuenta de que soy humano'.