_
_
_
_
A fondo
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

El viajero de negocios tiene la palabra

Dentro de una semana el tren de alta velocidad habrá comenzado a practicar de manera monótona e irreversible su incesante ir y venir entre las dos principales ciudades españolas; Madrid y Barcelona. Ya era hora, por que el día D para la puesta en servicio de esta ruta trascendental en el desarrollo del mapa de las nuevas conexiones ferroviarias en España ha tenido más de media docena de ediciones anteriores que fueron incumplidas y han generado un gran escepticismo entre los potenciales usuarios.

Salvo que se produzca algún tipo de situación extraordinaria, que no es previsible y, mucho menos deseada, durante los primeros días del explotación del nuevo AVE se producirán de manera inevitable desajustes o incidencias menores.

Dadas las fechas preelectorales que vivimos y el fuerte contenido partidista que ha envuelto a esta gran infraestructura durante sus tres larguísimos lustros de realización, es seguro que durante los primeros días del servicio se suscitarán todo tipo de comentarios y se magnificará cualquier contingencia.

Pero el AVE, una vez que arranca, ya no para. Superada la expectación inicial y completados los ajustes pertinentes de primera hora, tendrá que enfrentarse a una batalla inicial ineludible: la competencia con el avión y muy especialmente con el Puente Aéreo de Iberia.

El AVE llega con extraordinarias referencias. Los tiempos de viaje anunciados ayer por el presidente de Renfe, José Salgueiro, son muy prudentes y conservadores. Con toda probabilidad, una vez que el servicio esté rodado, la operadora podrá aspirar a que los trenes directos más rápidos se sitúen en tiempos de viaje en el entorno de las dos horas y cuarto.

Los precios que Salgueiro dio a conocer en su comparecencia de ayer resultan, a primera vista, bastante competitivos. No obstante es imprescindible comprobar como se comportan en el trajín diario de la oferta y la demanda a través de unos modernos canales de comercialización (especialmente internet) en los que el ferrocarril todavía no está demasiado familiarizado.

La pugna con el avión pinta en principio bastante bien para el AVE, con una gran fiabilidad en lo que se refiere a la puntualidad. Pero no hay que subestimar al contrincante. El Puente Aéreo de Iberia es un servicio muy consolidado entre los hombres de negocio y los profesionales españoles. Además, la colaboración en los programas globales de viajes de trabajo que existe desde hace tiempo entre la compañía que preside Fernando Conte y la mayor parte de las corporaciones empresariales grandes y medianas radicadas en España, es una clara ventaja para Iberia que el tren veloz tendrá que remover con fórmulas imaginativas, si quiere conseguir el éxito.

En la ruta Madrid-Barcelona también cuentan con protagonismo otras aerolíneas como Spanair, Air Europa y Vueling que no van a quedar con las manos cruzadas. La pugna por atraer a los hombres de negocio y a los profesionales está servida y el vencedor será, sin duda, quien sepa ofrecer un servicio de mayor fiabilidad y calidad.

En este escenario, a partir del próximo miércoles 20 de febrero, serán precisamente los colectivos de empresarios, ejecutivos y profesionales los que van a disfrutar de una situación de privilegio al poder elegir que opción de transporte les gusta o les conviene más.

La gran apuesta de la sociedad española por el tren de alta velocidad (que la esperada finalización de la línea entre Madrid y Barcelona personaliza como ningún otro acontecimiento) tiene en sí misma mucha mayor proyección que la pugna por los viajes de negocios entre Iberia y Renfe.

Desde el mes de diciembre, con la entrada en servicio del AVE Madrid-Valladolid y Madrid-Málaga, se está produciendo un fenómeno de fondo que se verá reforzado por esta tercera inauguración. Ahora todos los rincones de España se encuentran unos mucho más cerca de otros. Los 1.500 kilómetros de líneas férreas de altas prestaciones que ya están en operación sitúan a menos de tres hora de AVE las principales ciudades costeras, en relación con el kilómetro cero en el centro del país.

En las rutas del norte, cuyas infraestructuras del tren veloz son las que están menos desarrolladas, se han conseguido con el AVE Madrid-Valladolid hasta 90 minutos de reducción en los antiguos tiempos de viaje. Por ejemplo, los trenes de ejes variables unen ahora Madrid con San Sebastián en cinco horas y 15 minutos.

Barcelona es además un suma y sigue. En estos momento se ejecutan obras en muy diversos corredores para lograr que en el año 2010 existan 2.230 kilómetros de vías de altas prestaciones en servicio. El gran proyecto de convertir a España en un país interconectado por redes AVE es un esfuerzo del que no han desistido los distintos gobiernos, y esa constancia ha comenzado a cambiar hasta nuestro mismo concepto de movilidad.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_