Industria automovilística

General Motors anuncia los peores resultados de la historia del sector

General Motors informó hoy de que en 2007 obtuvo unas pérdidas de 38.732 millones de dólares (unos 26.711 millones de euros) las mayores en la historia de un fabricante de automóviles, debido a la inclusión de 38.300 millones de dólares de gastos especiales por créditos fiscales no utilizados.

Las pérdidas registradas en 2007 suponen multiplicar casi por 20 los 'números rojos' registrados en 2006, según los datos hechos públicos hoy por la compañía. Tras anunciar estos resultados, GM anunció que que llevará a cabo una nueva ronda de 74.000 bajas incentivadas entre empleados que trabajan por horas en un intento por abrir el camino a contratar reemplazos a menor coste.

Pese a las pérdidas anunciadas, sus acciones suben un 0,88%, si bien llegaron a revalorizarse más de un 2%.

De cara a esta regulación de empleo, el constructor de Detroit ofrecerá varias alternativas a sus empleados. Aquellos en periodo de jubilación recibirán entre 45.000 y 62.500 dólares como incentivo, dependiendo de su nivel profesional mientras los trabajadores más jóvenes recibirán un máximo de 140.000 dólares si se marchan y ponen fin completamente a su relación con la compañía.

Sin incluir los gastos derivados de créditos fiscales no utilizados, GM afirmó que la pérdida neta se reduce a 23 millones de dólares, una significante mejora frente a los 2.200 millones de pérdidas de 2006.

A pesar de las pérdidas, General Motors destaca que su negocio de automoción obtuvo unas ventas récord de 178.000 millones en 2007, lo que supone 7.000 millones más que en el año pasado, gracias al crecimiento en los mercados emergentes y al tipo de cambio favorable. Sin embargo la división de Norteamérica del grupo perdió 1.500 millones de dólares durante el pasado año.

¢Estamos satisfechos con la tendencia de mejora positiva en nuestros resultados de automoción, especialmente, a pesar de las condiciones difíciles experimentadas en mercados importantes como Estados Unidos y Alemania, pero tenemos mucho trabajo que hacer para registrar una rentabilidad aceptable y un 'cash flow' positivo¢, manifestó el presidente de la empresa, Richard Wagoner.

En el último trimestre de 2007, la multinacional norteamericana registró unas pérdidas netas de 722 millones dólares (497,9 millones de euros), en comparación con los 950 millones de dólares (655,1 millones de euros) de beneficio logrados en el mismo periodo de 2006. Sin embargo, el beneficio neto ajustado -excluyendo gastos de cierre de plantas, fiscales, de reestructuración, etc.- de la empresa se situó en 46 millones de dólares (31,7 millones de euros), lo que supone una reducción del 74% al compararlo con las cifras de 2006.

La facturación de la compañía durante los últimos tres meses del año se elevó hasta 47.085 millones de dólares (32.472 millones de euros), lo que se traduce en una caída del 7,3% en comparación con los 50.083 millones de dólares (35.036 millones de euros) facturados en el mismo periodo del año anterior.

El consorcio automovilístico comercializó 9,369 millones de vehículos en todo el mundo en 2007, por lo que sus matriculaciones superaron, por tercer año consecutivo, la barrera de los 9 millones de vehículos entregados, lo que se traduce en un aumento del 3% en comparación con 2006.

Previsiones para 2008

Para el presente ejercicio, General Motors prevé mejorar sus ingresos antes de impuestos, a pesar de la incertidumbre económica de Estados Unidos, a través de un crecimiento estable en diferentes mercados emergentes. Además, la empresa espera mejorar su facturación en la división de automoción, gracias a las reducciones de costes estructurales y de materiales.

General Motors también tiene previsto encontrar oportunidades para mejorar su flujo de caja y sus ingresos en el periodo 2010-2011, gracias, en buena medida, al convenio colectivo firmado a finales de 2007, que permitirá a la empresa mejorar la flexibilidad y ahorrarse entre 4.000 y 5.000 millones de dólares (entre 2.758 y 3.448 millones de euros).

La empresa espera que el mercado automovilístico estadounidense experimente una subida en los próximos años lo que podría generar un aumento de su beneficio antes de impuestos entre 1.000 y 1.500 millones de dólares (entre 689,6 y 1.034 millones de euros) anuales.

Por último, el grupo explicó que prevé reducir ¢de forma sustancial¢ una parte de los costes que paga históricamente a Delphi entre los próximos tres y cinco años. Con ello, la compañía podría ahorrar cerca de 500 millones de dólares (344,8 millones de euros) al año.