Juan Antonio Santamera

'Los premios han sido nuestra puesta de largo'

'Mostrar algo tan poco conocido como es el trabajo de los ingenieros de caminos'. æpermil;ste es el objetivo de Santamera en el renacimiento de una fundación que se ha pasado años 'dormida'

La fundación José Entrecanales Ibarra era una auténtica desconocida hasta el pasado 16 de enero. Ese día entregaron los primeros premios José Entrecanales a la Ingeniería Civil y a la Cooperación al Desarrollo. Para Juan Antonio Santamera, presidente de la fundación, ahora empieza la dinamización del patronato. Los premios fueron la presentación en sociedad de la misma, ya que hasta ahora había sido una cosa 'casi subterránea'. Empieza una nueva etapa: 'hemos resurgido' confiesa.

¿Ha habido un antes y un después de los premios?

La creación de los premios ha sido una forma de impulsar la fundación Entrecanales. Antes era prácticamente una desconocida, incluso dentro de los ámbitos universitarios, y me atrevo a decir que dentro de esta casa la escuela de caminos de Madrid del que Santamera es su director. Antes la fundación estuvo un poco inactiva, casi dormida. Los premios han sido nuestra puesta de largo.

¿Qué se ha hecho hasta ahora?

Desde 1957 lo que hace José Entrecanales es dejar legados. Pero se hacían con un objetivo muy concreto que era el de fomentar y ayudar a los estudios de la geotecnia y mecánica del suelo. Dentro de esa línea se han ido haciendo muchas actividades, pero llegó un momento en que se quedaban escasos sus objetivos. Entonces hablamos con la familia con el fin de crear la fundación y así poder ampliar los objetivos. Teníamos más recursos económicos que los que podríamos gastar en esa línea.

¿Qué hay de nuevo desde que se hizo su presentación en sociedad?

Lo del premio fue para evidenciar que hay ingenieros muy buenos y que hacen una labor de obra civil muy buena. Normalmente los premios a una carrera se dan a políticos, filósofos o arquitectos pero no se había resaltado la figura de un ingeniero de caminos. Por eso, y porque a su fundador le hubiera gustado , creamos unos premios para ensalzar la figura de un ingeniero de caminos que se pudiera reconocer internacionalmente.

Entonces, ¿no está reconocida la figura de los ingenieros?

No, apenas se sabe cual es su función. Es una pena que se conozcan tanto los arquitectos y los ingenieros no se conozcan. Hacer una carretera no es una obra que llame la atención, tampoco las presas. Sin embargo son útiles y las hay preciosas. Las obras de ingeniería tienen autor y muchas veces esto no se sabe. Lo que queremos es romper la dinámica del ingeniero desconocido y que salgan del anonimato.

¿Qué aportó la fundación que no cumplieran los legados?

Desde que se creó tenemos más posibilidades de actuar. Los legados sólo los podía manejar el director de la escuela que además debía estar muy ligado al objeto fundacional del legado. Nos tenían un poco maniatados por los objetivos tan estrechos que había dejado José Entrecanales.

La ley de fundaciones obliga a invertir el 70% de sus rendimientos en actividades de interés general, ¿cumplen ustedes?

No gastamos el 100% del capital en fines fundacionales, pero claramente superamos el 70%. No queremos descapitalizarnos así que tenemos que manejar el dinero con un cierto criterio conservador, pero sin ser cicateros.

¿Cuánto peso tienen los patronos en la fundación?

La fundación es algo totalmente independiente del grupo Acciona. No tiene nada que ver, sólo que los patronos José María y Juan Entrecanales son consejeros delegados de Acciona pero fue su padre el que empezó con la idea fundacional. Además soy el presidente y no lo permitiría. La fundación está ligada sólo a la universidad. En esta universidad también ha estado la Agustín Betancurt de la que fue presidente Joaquín Villalmir aunque era ajena totalmente a OHL. Las empresas y las fundaciones a veces van unidas, pero en este caso no porque el origen y el tratamiento es diferente.

'Tenemos el mismo capital, pero más ideas'

Juan Antonio Santamera lleva en el seno de la Fundación Entrecanales desde que comenzó a gestarse. Desde 1999 estuvo en la sombra como secretario. En 2005 le llegó el turno de estar al frente de la fundación (en los estatutos figura que el presidente será el director de la escuela de caminos de Madrid) Santamera se ha preocupado por llevar a buen término los legados y las intenciones de su fundador. Aunque comenzaron con un capital social de 9 millones de euros y ahora sólo suma un poco más (12 millones) 'lo que abunda ahora son las ideas'. Nuevas propuestas, pero sin desviarse del objetivo: la promoción y el estudio de la ingeniería de caminos. 'También queremos ir poco a poco' y, a pesar de que hay más planes, los proyectos, por ahora, 'no son muchos': Y desde ahora un fin más: 'que sirva de emulación a otras fundaciones que quieran dar apoyo a la universidad'.