Política de retribución

El presidente del BBVA ganó 5,08 millones de euros el año pasado

Francisco González percibió en 2007 una remuneración por su labor como presidente de BBVA 5,08 millones de euros, lo que supone un descenso del 48,1% respecto al sueldo de 9,77 millones que recibió en 2006. No obstante, esta cifra supone un incremento del 13,3% si no se considera el citado bono extraordinario que la entidad le pagó en 2006, que en el caso del presidente ascendió a 5,29 millones.

Según los datos recogidos en el Informe de Gobierno Corporativo que la entidad ha enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, él consejero delegado, Jose Ignacio Goirigolzarri, ganó 4,08 millones de euros en 2007, un 49,2% menos que en 2006, aunque eliminando el bono extraordinario (4,43 millones) su remuneración aumentó en un 13,6%.

El consejero secretario general ganó 794.000 euros por su trabajo en la entidad, un 48,2% menos, aunque su sueldo creció un 13,6% si se excluye el pago extraordinario de 2006 (1,3 millones).

Por su parte, la retribución total de los consejeros no ejecutivos creció un 1,6% en 2007, de forma que el sueldo total del consejo de administración aumentó un 10,1%, hasta 13,87 millones de euros, lo que supone el 0,227% del beneficio atribuido del grupo. Si se incluye el pago extraordinario de 2006, la retribución total del consejo cayó un 41,5%.

BBVA 5,59 -0,09%

Asimismo, las retribuciones satisfechas al comité de dirección, excluyendo los consejeros ejecutivos, ascendieron en 2007 a 17,68 millones de euros, un 41,3% por debajo de la registrada en 2006, año en que percibieron el plan de incentivos trienal 2003-2005. Sin contar este bono extraordinario, el aumento fue del 3%.

Por otro lado, el Banco tiene contraídas obligaciones en materia de previsión social -jubilación, invalidez y fallecimiento- con los tres consejeros ejecutivos. Para cubrir esos compromisos, a finales de 2007 tenía provisiones realizadas por un importe de 115,43 millones de euros, un 10,3% más que un año antes.

De dicha cantidad, un total de 61,3 millones correspondían al presidente, 46,3 millones al consejero delegado, y 7,1 millones al consejero secretario general.

El destino de dichos fondos es hacer frente al pago de una pensión anual en el momento de la jubilación como consejeros ejecutivos.