Alta velocidad

El primer AVE en pruebas llega por fin a Barcelona

El primer tren AVE comercial ha llegado pasado el mediodía de hoy a la estación de Sants de Barcelona para iniciar las pruebas definitivas antes de que entre en servicio el último tramo de la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona.

El tren, un modelo Siemens S-103 provisto de 8 vagones, ha entrado a las 12:20 horas por la vía 6 de la estación de Sants.

La llegada de este primer convoy comercial del AVE en pruebas a Barcelona se ha efectuado con total discreción, sin ningún tipo de recibimiento o de anuncio en la estación, y ni siquiera ha podido ser visto por los pasajeros de otras líneas ferroviarias que se encontraban en Sants, ya que la vía estaba oculta por una valla.

El convoy del AVE ha quedado estacionado en la vía 6 a la espera de continuar con las pruebas durante los próximos días para comprobar el estado de la línea de la alta velocidad en este último tramo de llegada a Barcelona, según fuentes de Adif.

Un tren AVE ¢laboratorio¢ del modelo conocido como ¢Pato¢ ha iniciado esta madrugada en este tramo las pruebas para comprobar la tensión de la catenaria, la resistencia de la plataforma y la señalización, y también continuará en los próximos días comprobando las instalaciones de la alta velocidad.

Las pruebas se realizan en el tramo entre L'Hospitalet de Llobregat y Barcelona, así como en las seis vías de ancho internacional de la estación de Barcelona Sants.

A falta de "algunos remates"

Según informan fuentes ferroviarias, Adif ya inició ayer unas pruebas con el tren laboratorio Séneca para analizar la reacción de los sistemas y conocer el comportamiento dinámico de las vías y la catenaria a alta velocidad, que resultaron "correctas". No obstante, reconocieron que, después de las pruebas de hoy, tendrán que realizar "algunos remates" antes de poner en funcionamiento el AVE Barcelona-Madrid.

La electrificación de esta línea de alta velocidad está dotada de un sistema en corriente alterna bifásica a 25.000 voltios y 50 hertzios de frecuencia. La alimentación de energía eléctrica a la línea se realiza mediante subestaciones de tracción, lo que permite un mejor reparto de corrientes y es el utilizado en todas las líneas de alta velocidad de España.

Fuentes ferroviarias confirmaron que prevén que circulen entre Barcelona y Madrid un total de 50 trenes por día, 25 por cada trayecto. No obstante, los primeros meses estas frecuencias serán inferiores hasta que se prueben las vías.