Iniciativa

Argentina lanza un videojuego para combatir el fraude

El fisco argentino distribuirá en julio en escuelas primarias de todo el país unas 300.000 copias de un videojuego de las aventuras de Martina, una ¢cazadora¢ de ¢criminales impositivos¢, con el fin de enseñar a los niños ¢una nueva cultura tributaria¢.

El videojuego, en el que trabajan dos empresas, incluirá 12 misiones de Martina para apresar a quienes no pagan impuestos o cometen fraudes, informaron fuentes de la Administración de Ingresos Públicos (AFIP) citadas ayer por el diario Clarín.

La iniciativa forma parte del programa Educación Tributaria que lleva a cabo la AFIP desde 1998 con talleres, juegos de mesa, cursos e historietas con créditos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Martina, una adolescente contratada por el fisco para ¢cazar¢ a quienes evaden o cometen fraudes con impuestos, es un personaje de historietas que aparece en revistas infantiles desde 2004.

¢En nuestros días, buena parte del tiempo que los niños dedican al entretenimiento tiene que ver con el ordenador. El lanzamiento de Martina busca sembrar semillas para que germine una nueva cultura tributaria¢, declaró el director de la AFIP, Alberto Abad.

El desarrollo y distribución del videojuego tiene un coste de un millón de pesos (unos 315.500 dólares) y está previsto que los niños puedan bajar de Internet nuevos capítulos de las aventuras de Martina.

En los últimos años, el fisco argentino ha batido récords de recaudación al calor de la bonanza económica y mayores controles para impedir la evasión tributaria, que en la década pasada alcanzó al menos los 10.000 millones de dólares, según cifras extraoficiales de entonces.

Hace dos años, la AFIP descubrió un millonario fraude cometido por una firma que vendía facturas falsas a empresas para evadir impuestos.

Una de las firmas involucradas en este caso fue la constructora sueca Skanska, que investigó a su filial argentina, admitió el fraude y desembolsó el monto impositivo evadido por sus empleados deshonestos, a quienes despidió. Como una derivación de ese caso, la justicia federal investiga además el presunto pago de sobornos a funcionarios públicos para que Skanska se adjudicara obras de gasoductos.