Alta velocidad

El tren más veloz es de nuevo francés

Sarkozy apadrina el nuevo convoy de Alstom, que alcanza los 360 km/h

El tren más veloz es de nuevo francés
El tren más veloz es de nuevo francés

El fabricante francés Alstom presentó ayer en sociedad la nueva generación de trenes de alta velocidad en una apuesta por mantenerse en cabeza en la pugna que mantiene en este sector con la alemana Siemens y la canadiense Bombardier.

El AGV, sucesor del TGV alcanzará una velocidad comercial de 360 kilómetros por hora, 10 kilómetros por hora más veloz que el AVE 103 español, fabricado por Siemens.

El puerto de La Rochelle fue el punto histórico elefrancés, Nicolas Sarkozy, para dar a conocer los nuevos modelos. Como ministro de finanzas en 2004, Sarkozy jugó un papel decisivo en la maniobra de rescate que permitió a la compañía superar su crisis económica.

'Lo que tenemos aquí hoy es el testimonio del coraje de Alstom que, durante su etapa más difícil, decidió no sacrificar su actividad de investigación y desarrollo', señaló Sarkozy.

El tren se asemeja al Concorde, pero con su pico mirando hacia los raíles del tren. Alstom se arrogó ayer tener una cuota del 70% del mercado de alta velocidad. Acaba de ganar contratos en Italia, Argentina, y Marruecos y tiene proyectos en el horizonte para California, Brasil y China. 'Para mantener nuestro liderazgo, tenemos que ampliar y mejorar nuestra gama de productos', señaló Patrick Kron, presidente de Alstom. Los nuevos trenes, que pueden cubrir 1.000 kilómetros en tres horas, suponen un nuevo hito en la competencia que pueden mantener con las líneas aéreas.

El uso de materiales realizados con fibra de carbono y aluminio ha permitido a Alstom realizar una versión más ligera. El nuevo tren pesa 395 toneladas, frente a las 430 de la anterior versión. Además utiliza un 15% menos de energía que sus rivales.

La principal diferencia entre el TGV y el AGV reside en que la nueva generación no lleva locomotora y que cada una de las unidades que componen el convoy está motorizada. El primer AGV será para el operador privado italiano Nuovo Trasporto Viaggiatori (NTV), que ha solicitado un pedido de 25 unidades valoradas en 650 millones de euros, con opción a 10 unidades más. Sarkozy, durante su intervención, indicó que se sentía 'emocionado' por comprobar el avance de la tecnología francesa. Basó su intervención en la importancia que tiene la industria para el país, y atacó a las especulaciones que se 'desarrollan' en la Bolsa, en los mercados de materias primas o en el sector inmobiliario', para destacar que apuesta por los emprendedores y rechazar para Francia especuladores.

Para el presidente la 'apuesta francesa' debe ser la industria, como motor de crecimiento de la sociedad, y para ello dijo que no debe ser penalizada si Francia 'quiere mantener su competitividad'. Como solución para evitar esa situación, y considerando que la disminución de la industria 'es la muerte de la economía de un país', anunció que piensa reducir los impuestos a la industria.

Los ferrocarriles franceses, la SNCF, son los principales clientes de Alstom. La alemana Deutsche Bahn también es el principal apoyo de Siemens, aunque ahora tiene abierto un concurso para la compra de 15 trenes en la que Alstom tiene bastantes opciones. De llevarse el contrato, sería un gran varapalo para Siemens, que ha exportado su modelo ICE a países como España, China o Rusia. Las ofertas para acudir al concurso se cierran en marzo y la decisión de la compra se tomará a finales de otoño. También, además de Alstom, Siemens y Bombardier, se presenta la japonesa Shinkansen, fabricante del tren bala nipón.