Telecomunicaciones

KPN defiende su independencia con una mejora de previsiones

KPN llevaba tres años consecutivos de caída del beneficio, con una subida de las ventas casi testimonial y con fuertes pérdidas de clientes en su negocio tradicional, la telefonía fija en su mercado de origen, Holanda. Pero en 2007 el ex monopolio holandés ha cambiado las tornas, con una fuerte subida de las ganancias, más crecimiento, el anuncio de un plan de recompra de acciones y objetivos financieros a tres años que el mercado considera muy ambiciosos.

Todo ello, aderezado con una declaración de independencia de su consejero delegado, Ad Scheepbouwer, quien descartó de forma rotunda la posibilidad de que la estadounidense AT&T o la española Telefónica presenten una oferta de compra.

En manos de un rival

Y es que el tamaño de KPN y su presencia en Europa convierten a esta compañía en un objetivo apetecible para operadoras mayores. Telefónica ha contactado varias veces con la holandesa y los analistas dan por hecho que KPN terminará, antes o después, en manos de alguna de sus rivales.

La compañía holandesa, sin embargo, parece decidida a seguir avanzando en solitario. De hecho, su máximo ejecutivo aseguró ayer, durante la presentación de resultados anuales, que son ellos los que pueden acabar haciendo adquisiciones. 'No estamos mirando específicamente', señaló, 'pero, si aparecen oportunidades, las miraremos'. Por supuesto, Scheepbouwer se refería a compras de tamaño limitado.

En principio, sin embargo, KPN quiere cimentar su desarrollo en el crecimiento orgánico y por eso su consejero delegado destacó especialmente la subida de los ingresos en 2007 a 12.461 millones, un 4,3% más. La sorpresa, sin embargo, estuvo en el beneficio, que se disparó un 67,5% gracias a un crédito fiscal en el último trimestre. Las ganancias se situaron en 2.652 millones.

Lo que más llamó la atención a los analistas fueron las previsiones hasta 2010, cuando la firma espera superar los 15.000 millones de ingresos.