Lunes de los Fondos

Una mirada a la renta fija

La perspectiva de bajada de tipos del BCE aumenta el atractivo de la renta fija europea.

El pasado mes de enero ha dejado un panorama poco menos que desolador para la renta variable, a pesar del rebote de última hora. Emerge una posible nueva estrella en el firmamento: los fondos de renta fija. En realidad, la renta fija norteamericana ya venía dando numerosas alegrías a los inversores desde este pasado verano cuando la Reserva Federal decidió coger las amenazas de recesión por los cuernos y comenzó a bajar tipos con decisión. En los últimos meses hemos venido señalando a los fondos de deuda norteamericana como una de las opciones más interesantes de inversión, eso sí, siempre que se trate de una clase de fondos con cobertura del tipo de cambio, de manera que nos encontremos a salvo de posibles caídas del dólar.

El recorrido de los fondos de renta fija norteamericana cubiertos ha sido sin duda muy destacado, con la rentabilidad media acumulada desde primeros de julio aproximándose al 6% y superando el 8% en el caso de algún fondo concreto. Por el contrario, la rentabilidad de la renta fija a este lado del Atlántico ha sido mucho más modesta, ante la política monetaria del BCE de situar la amenaza de la inflación por delante de la desaceleración económica.

Sin embargo, la tozudez de los indicadores macroeconómicos, apuntando mayoritariamente en la dirección de una recesión o 'casi recesión' en Estados Unidos y de riesgo al alza de fuerte desaceleración en Europa, ha llevado a los actores del mercado a la anticipación de bajadas de tipos en la zona euro. Así, los rendimientos de la deuda española a dos años bajaron casi medio punto durante el mes de enero para situarse en el 3,55%. La bajada de los rendimientos en la deuda de referencia a corto en el área euro fue incluso más dramática, con una caída del Bund alemán a dos años superior a los 61 puntos básicos. Los descensos de los rendimientos a largo fueron en ambos casos más moderados con el consiguiente aplanamiento de las curvas de tipos.

El resultado han sido excelentes rentabilidades para los diferentes tipos de fondos de renta fija de la zona euro o emitidos en euros. Uno de los aspectos más atractivos de este activo es que parece tener recorrido en los próximos meses, posiblemente más que en el caso de la deuda estadounidense. Si los datos de actividad siguen llegando negativos, el BCE se encontrará en una difícil tesitura y las presiones para que suavice su política monetaria se intensificarán. Existen opiniones encontradas pero bastantes de los mejores gestores de renta fija son de la opinión que la deuda de la zona euro lo hará razonablemente bien en los próximos meses.

Los inversores más conservadores seguramente se encuentren más cómodos en fondos de deuda que se sitúen con duraciones cortas y medias. También pueden ser muy interesantes un tipo de fondos de renta fija que han visto aumentar su popularidad en los últimos tiempos y que son aquellos que no tienen definido un plazo determinado. Se trata de fondos con una gestión muy activa y donde el gestor puede cambiar la duración media de su cartera de manera drástica y rápida según las circunstancias del mercado y jugar con los diferenciales en la curva de tipos. En este tipo de fondos será muy importante el historial del gestor y el asesoramiento.

La gestión activa se puede llevar al extremo de buscar una rentabilidad positiva en cualquier circunstancia de mercado. Nos referimos a los fondos que se definen como de rentabilidad absoluta de renta fija. Estos fondos harán uso profuso de instrumentos financieros derivados con el objetivo de cubrirse de posibles caídas, de amplificar las ganancias de determinadas estrategias ganadoras o de ganar dinero cuando los bonos caen.

Las opciones en fondos de renta fija no se quedan ahí, especialmente si nos definimos como inversores con un perfil más agresivo. La oferta de fondos de deuda norteamericana sin cobertura del riesgo de tipo de cambio dólar-euro es en realidad mucho mayor que al de los que tienen cobertura. Las amenazas para una mayor debilidad del dólar siguen ahí, aunque no es descartable ver niveles nominales récord por encima del 1,50 en algún momento.

Finalmente, hay gestores de renta fija que apuntan que la próxima oportunidad que se presentará en algún momento este año es la del crédito. El crédito ha sido uno de los grandes damnificados desde que la crisis actual estallara, con la pérdida media de los fondos de renta fija euro high yield elevándose hasta alrededor del 8%. Un rebote está en las cartas aunque sólo sea apto para inversores con corazones fuertes.

Análisis: Claves de la deuda española

Se encuentra en situación delicada desde hace algún tiempo ante las amenazas que se ciernen sobre su economía.

El diferencial de la deuda nacional a largo plazo con respecto a la referencia de la zona euro se ha elevado hasta los 17 puntos básicos a finales de enero.

No hace tanto tiempo ambos bonos llegaron a tener rendimientos muy parejos. La perspectiva es que el diferencial puede seguir ampliándose en el año, por lo que los fondos con sólo deuda española en sus carteras pudieran quedar algo rezagados.