Aeropuertos

Ferrovial quiere compensar por vía de tarifas la reforma fiscal británica

La anunciada reforma fiscal en Reino Unido, encaminada a suprimir la amortización del coste de los edificios industriales, amenaza con lastrar en 1.230 millones el beneficio neto de Ferrovial en 2008. La compañía dejaría de apuntarse deducciones por sus siete aeropuertos, pero dispondrá de una nueva arma para aumentar la rentabilidad de sus aeródromos regulados (Heathrow, Gatwick y Stansted, los tres en el área de Londres) en el periodo 2013-2018.

El cambio que ultima el Gobierno de Gordon Brown busca eliminar las exenciones por el coste de naves, talleres, hangares, almacenes, etcétera. Esa amortización, denominada Industrial Building Allowance (IBA) supone un 4% anual del coste durante un plazo de 25 años.

Ferrovial, a través de la filial BAA, es titular de activos generadores de IBA por un valor de 5.000 millones de libras (6.640 millones de euros). El panorama que dibuja el Ejecutivo es que la ventaja fiscal desaparezca por completo en 2011, pasando previamente por un periodo transitorio en el que el porcentaje sería del 3% en el ejercicio 2008-2009, del 2% en el 2009-2010 y del 1% en el 2010-2011. El 1 de abril de 2011, el IBA pasaría a la historia. Siempre y cuando, matiza Ferrovial, progrese la pretendida medida.

FERROVIAL 25,54 0,27%

De ser así, la compañía que preside Rafael del Pino estima que la Autoridad británica de Aviación Civil cambiará de criterio regulatorio hacia la fijación de tarifas después de impuestos. Eso supone que las tasas que Ferrovial cobra a las aerolíneas, por usar sus aeropuertos, compensarán, según la empresa, la supresión de la deducción.

En el mercado subyace el temor a una reducción drástica en los dividendos, con cargo a 2008, si cae el beneficio. La empresa no hace comentarios mientras la reforma no entre en vigor.