Fondo de Garantía Salarial

El gasto del Fogasa crece un 22%, pero disminuyen los beneficiarios

El Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) -que se hace cargo de los salarios de los trabajadores de empresas insolventes y procedentes de despidos colectivos- gastó 380 millones de euros en 2007, un 21,9% más que el año anterior. Sin embargo, se redujo el número de beneficiarios. El año pasado, 73.447 trabajadores recibieron la ayuda del fondo, 1.600 personas menos que en 2006.

El número de empresas insolventes que recurrieron al fondo creció por tercer año consecutivo hasta llegar a las 23.586 compañías. La prestación por insolvencia se otorga a trabajadores cuyas empresas se encuentran inmersas en un concurso de acreedores o se han declarado oficialmente insolventes en los Juzgados de lo Social.

Por otra parte, el Fogasa abonó los salarios a 17.698 trabajadores afectados por despidos colectivos o despidos justificados por la empresa para reducir gastos. Es una cifra prácticamente igual que la del año anterior. Tampoco se produjeron cambios significativos en el tamaño de las empresas que recibieron la ayuda del fondo. La inmensa mayoría (95,5%) fueron compañías de menos de 24 trabajadores.

Por comunidades autónomas, Cataluña y la Comunidad Valenciana concentraron la mayor parte de los pagos realizados por Fogasa. En Cataluña el desembolso ascendió a 105,7 millones de euros y en Valencia se abonaron 76,2 millones. En el lado opuesto se situaron Cantabria, Extremadura y La Rioja.

Desde 2007 las cotizaciones empresariales al Fogasa se redujeron del 0,40% al 0,20%, como consecuencia de lo acordado en la última reforma laboral de 2006. Esta reducción de cuotas ha ayudado a equilibrar el presupuesto de este fondo, que tras varios años de abultados superávit, cerró 2007 de forma equilibrada.