Opinión

Innovación en procesos de internacionalización

El proceso de internacionalización creciente de los negocios exige también una serie de innovaciones estratégicas por parte de las empresas. En este contexto de globalidad, la capacidad de innovación y la velocidad con la que se implementa se convierten en factores clave de éxito.

No hay que confundir innovación con investigación y desarrollo (I+D). Así, podríamos definir la innovación como la introducción de nuevas ideas, productos, servicios y prácticas, con la intención de generar un valor tangible. En otras palabras, podríamos decir que la innovación es la rentabilidad de la ejecución de ideas. En cambio, un proceso de I+D no siempre genera una aplicación práctica, aunque es a través de éste que se generan las verdaderas innovaciones de avance estructural.

El proceso de I+D se da en un nivel más teórico que el de la innovación, y suele estar asociado a universidades y a centros de investigación de grandes empresas o instituciones. A su vez, la innovación puede proceder de ideas de personas individuales. La I+D requiere importantes medios y normalmente grandes inversiones, en cambio la innovación sólo necesita inquietud y emprendimiento. Es por ello que muy a menudo se utiliza el término I+D+i, que a mi entender definiría mejor la fórmula fundamental para la competitividad de las empresas o de los países. El mundo actual no se mueve sólo con ideas, sino con la ejecución de las mismas.

En este contexto, cualquier iniciativa de un Gobierno, por pequeña que parezca, que vaya dirigida a fomentar el nivel de la I+D+i de un país debe ser aplaudida. Indudablemente deben ser medidas reales que puedan ser implementadas, ya que si no se estaría manipulando el término I+D+i para fines de interés político, y esto sería un error muy grave, debido a que restaría energía emprendedora a un país. Y sin capacidad de emprendimiento, no existe posibilidad de generación de riqueza económica y social.

Pero no hay que olvidar que la rentabilidad de la ejecución de las ideas depende de todos nosotros. Porque es la innovación surgida de la sociedad civil la que hace avanzar las empresas y los países.

José Vicente Ruiz. Presidente ejecutivo de Iinfor Business Solutions