Tormenta en los mercados

Fuerte rebaja de las expectativas de beneficio empresarial en EE UU

La temporada de resultados en curso en EE UU certificará los efectos de la crisis en la economía real. Las empresas están sufriendo la desaceleración del consumo y las últimas estimaciones de Reuters hablan de una caída de beneficios para las empresas del S&P 500 del 17,6% en el cuarto trimestre de 2007.

La temporada de resultados en Estados Unidos entra en una fase decisiva y hasta la fecha, las cifras que llegan del otro lado del Atlántico, dibujan un escenario poco esperanzador. Cada semana las estimaciones de resultados se revisan a la baja y todo hace prever que 2008 será un ejercicio marcado por una fuerte desaceleración de los beneficios empresariales, algo que ya vaticinaban las casas de análisis en sus informes de estrategia 2008.

'Estamos viendo que ha habido un salto cualitativo en los resultados y la crisis ya no sólo afecta al sector financiero. La preocupación por las cifras de consumo crece, especialmente tras los datos de diciembre y una compañía de navidad floja', explica Jordi Padilla, de Atlas Capital. 'En el tercer trimestre los bancos aportaron la parte negativa a los resultados pero empieza a ser evidente el contagio a la economía real', añade Alicia Jiménez, de Self Trade.

Las principales entidades norteamericanas como Merrill Lynch, JP Morgan, Bear Stearns o Bank of America han sufrido un duro golpe, con pérdidas millonarias en el cuarto trimestre, motivadas en buena medida por su exposición a las hipotecas subprime. El problema es que sectores como la tecnología, donde se esperaban los resultados más sólidos del cuarto trimestre, también empiezan a defraudar, como quedó patente hace unos días con las pérdidas anunciadas por Motorola o las previsiones conservadoras de Apple para los meses venideros.

Hace sólo una semana se preveía una merma de resultados del 10,9%

Un entorno que ha provocado una fuerte revisión a la baja de los resultados previstos para el cuarto trimestre. Según estimaciones recopiladas por Reuters ahora se estima una caída de beneficios del 17,6% frente a una caída del 10,9% que se barajaba hace tan sólo una semana o el incremento del 11,5% que figuraba en las quinielas allá por el 1 de octubre de 2007. Una cifra que de confirmarse sería la primera desaceleración de ese calibre en cinco años: en el segundo trimestre de 2002 el crecimiento de beneficios cayó un 27,3%. Así, las estimaciones para todo 2007 apuntan a una caída del 1,2%.

Los sectores más afectados, según Reuters, serán el financiero y de materias primas con recortes de beneficios en el cuarto trimestre de 2007 del 91% y del 10% respectivamente. Por contra, las menos expuestas a la crisis serán las compañías tecnológicas, con un incremento del 26% y la sanidad, con un incremente del 12%.

La buena noticia es que hasta ahora las sorpresas positivas en términos de beneficio por acción alcanzan el 60% y supera a las negativas, actualmente en el 26,2%.

El 7 de febrero le toca a Santander

La temporada de resultados en España sigue su curso después de que Banesto diera el pistoletazo de salida hace dos semanas. El jueves 7 de febrero le llegará el turno a Santander, uno de los pesos pesados del Ibex. El presidente del grupo, Emilio Botín, ya ha adelantado que el banco ganó más de 8.000 millones de euros en 2007, sin contar con los ingresos extraordinarios, lo que supone un nuevo récord y una cifra un 21% superior a la del ejercicio anterior.

A la espera de que se confirmen las cifras, el mercado buscará guiños que anticipen el fin de la crisis de liquidez que atraviesa el sector. Cualquier comentario sobre la participación del 25% de Santander en Sovereign, banco estadounidense que la semana pasada se vio obligado a provisionar 1.060 millones, también se seguirá con atención, al igual que las posibles novedades sobre la integración de los activos del grupo holandés ABN Amro -el banco brasileño Banco Real y el italiano Antonveneta- que adquirió en 2007.

Entretanto, los expertos comentan que la exposición del banco a Brasil, país que disfruta de un buen momento económico, continuará beneficiando al banco, a pesar que el mercado sigue mirando la acción con recelo. Cae el 18,9% en 2008.