Para invertir

Invertir con un mercado inestable

La volatilidad puede ser el peor enemigo del inversor si no batalla con las mejores armas. Hay opciones para todos los perfiles, del especulador al más conservador.

Los mercados se encuentran en una vorágine sin precedentes. En la última semana se ha visto cómo los índices europeos pasaban, de un día para otro, de registrar caídas históricas a subidas de igual calibre. Esta extrema volatilidad ha desencadenado movimientos erráticos en las cotizaciones que no dan tiempo a establecer estrategias o tomar decisiones; el mercado actúa por inercia. ¢Es un momento complicado¢, reconocen los gestores, y el principal mensaje que quieren transmitir es que no hay que dejarse llevar ni por el pánico, ni por la euforia. Son varias las claves que debería seguir el inversor en escenarios como el actual, según los consejos aportados por los expertos de Interbrokers, Banco Urquijo, BPI e Inversis Banco. Pero, ante todo, la principal regla es precisamente que no existen las soluciones mágicas, sino las orientaciones más o menos razonables. ¢Es difícil ser más listo que el mercado¢, según un analista.

1 ESTÁ EN BOLSA: Para quien esté en el mercado, lo mejor es seguir así. ¢Ya se ha perdido lo que se tenía que perder¢, indica un experto. Lo más importante es mantener la calma en momentos de fuertes oscilaciones. Los indicadores desvelan que a corto plazo el mercado español está sobrevendido como nunca, pero las firmas de inversión hablaban de un trimestre bajista, no de semanas. La brusca reacción de principios de año es un tema que preocupa a los expertos, pero a la vez les hace ser algo optimistas en el sentido de que pudiera ser algo pasajero.

De esta forma, para el inversor con dudas, lo mejor es seguir en renta variable, y si acaso esperar a que lleguen los rebotes para vender. Para el especulador, el de ahora es el mejor escenario. Es un profesional y cuenta con la experiencia y herramientas necesarias para moverse en las turbulencias bursátiles.

2 QUIERE INVERTIR: Si su decisión es la de entrar en renta variable, ésta ofrece buenos precios. Hay valores que ofrecen oportunidades, como Faes, Inditex, Grifols, Zardoya Otis, Red Eléctrica, Enagás, grandes bancos, valores defensivos... Pero, ¡ojo!, no todo lo que ha caído mucho subirá. Las pérdidas han sido indiscriminadas, pero la recuperación será discriminada. Si quiere evitar peligros, lo mejor es obviar la Bolsa y optar por algún depósito o activo de renta fija razonablemente líquido y de alta calidad.

Quien prefiera estar protegido, pero al mismo tiempo beneficiarse de una posible recuperación de las Bolsas o de algunos de sus valores, tendrá que elegir entre depósitos o bonos estructurados, que garantizan el capital y están ligados a los mercados.

El inversor agresivo tiene la posibilidad de ganar cuando las Bolsas bajan a través de futuros, opciones, warrants, ventas a crédito, CFD y ETF inversos. Es necesario siempre el asesoramiento, pero obviamente cada entidad trabaja de acuerdo a su política.

3 POR QUæpermil; APOSTAR: Por empresas globalizadas, cuyo negocio no tenga una alta exposición altercado español, debido a las incertidumbres que presenta la economía. Pueden ser tanto empresas de gran tamaño como pequeñas, lo importante es que ofrezcan visibilidad en los beneficios, que tengan flujos de caja estables y bajo endeudamiento. æpermil;stos son requisitos indispensables, pero aun así es de obligado cumplimiento un análisis pormenorizado. Otra alternativa es invertir en dólares, a largo plazo

4 QUæpermil; MIRAR: En mercados de alta volatilidad como el actual, los ratios que se tienen en cuenta normalmente se pasan por alto. Es el caso, por ejemplo, del PER, veces que el precio de la acción contiene el beneficio, o los dividendos. Tal y como explican los expertos, un PER bajo no significa estar baratos, puede deberse a que las expectativas de beneficios están en revisión o el mercado no se las cree.

Por otro lado, hay muchas compañías que ofrecen altas rentabilidades por dividendo. En este sentido, hay que comprobar cómo la compañía ha cuidado al accionista en otras etapas de crisis. La posibilidad será buena si el curriculum también lo es. Las ampliaciones de capital gratuitas adquieren igualmente un matiz atractivo.

Hay que tener presente, además, de qué manera afecta el entorno y la situación económica a la compañía en cuestión. No hay que olvidar el capital flotante; si es estrecho puede verse en apuros si quiere vender en momentos de pánico. Para algunas firmas de inversión, es en los pequeños valores donde están las grandes oportunidades, pero también entrañan mayor riesgo.

5 QUæpermil; HACER EN LOS REBOTES: Los rebotes llegan a los mercados cuando ha sido muy castigados.

Suelen ser mucho más bruscos después de fuertes pérdidas. Pero de un día para otro no hay un cambio de tendencia. Para los expertos, el fondo del mercado español sigue siendo bajista a nivel técnico mientras que no recupere los 13.500 puntos (el viernes el Ibex 35 concluyó a 13.141,10). Como apuntan los expertos más bregados, lo más difícil es vender, no comprar, ya que el valor mínimo de una acción es cero.

Se puede aprovechar para deshacer posiciones en compañías que estén cotizando con prima respecto a los comparables del sector; no hay que permanecer en ninguna que genere dudas. También es momento de salir de la Bolsa si la situación económica preocupa. Hay datos que confirman una desaceleración económica en Estados Unidos y Europa y hay quienes hablan ya incluso de recesión en Estados Unidos.

Los rebotes también se pueden aprovechar para entrar en el mercado, pero no de forma brusca. Hay que comprar poco a poco y con vistas al largo plazo. Un inversor que no sigue a fondo los mercados no puede plantearse estrategias de corto plazo. Los ciclos negativos no suelen ser tan largos como los positivos pero, ante, todo un rebote no implica una recuperación.

6 SI TENGO BONOS: Los precios de los bonos a largo plazo, que evolucionan a la inversa que las rentabilidades, ha estado subiendo de forma vertiginosa en los últimos meses. Muchos analistas creen que la renta fija esta cara y aconsejan concentrarse en plazos relativamente cortos y en emisores de mayor calidad crediticia.

En deuda corporativa hay que tener especial cuidado con los high yield (bonos basura), ya que la crisis desatada por las subprime (hipotecas de alto riesgo) ha desencadenado una restricción del crédito que va a afectar en mayor medida a las empresas que tengan peor calificación. Las rentabilidades que ofrecen este tipo de activos son muy altas, pero el riesgo también lo es.

7 ESTOY EN UN FONDO DE RENTA VARIABLE: Hay que valorar el riesgo que se quiere asumir. Si el horizonte es de largo plazo, la situación actual de incertidumbre no significa pérdidas inmediatas. Tampoco debe invertirse en un fondo simplemente porque haya ganado mucho en el pasado, ya que eso no implica nunca rentabilidades futuras. Cabe la posibilidad de mantener posiciones en el corto plazo ­cualquier decisión puede ir contra mercado ­ y aprovechar la probable recuperación de la Bolsa para reestructurar la cartera.

Si por el contrario se prefiere reducir la exposición a renta variable, los ETF inversos pueden actuar como cobertura hasta que se confirme la tendencia bajista. Los fondos de renta fija y los de volatilidad son otras opciones de protección.

8 DUDO SOBRE UN GARANTIZADO: Son productos que no recomiendan, en líneas generales, los analistas consultados. El capital invertido está seguro, pero hasta el vencimiento no se sabrá si ganan.

Aparte, hay que contar con las comisiones que se deberán desembolsar. Hay que buscar garantizados con sentido, de ideas que gusten, sean razonables, de periodos muy cortos, y con comisiones que no sean abusivas.

9 SI APOSTæpermil; POR EMERGENTES: La renta variable de estos países ha ido muy bien en los últimos años. En 2008 pueden sufrir una salida de flujo de dinero de carteras más conservadoras en favor de economías más desarrolladas. Pero el mercado sigue positivo con los emergentes; su situación no difiere a la de hace un mes. Si EEUU entra en recesión sufrirán igual que otras economías, pero su dependencia respecto del exterior es cada vez menor. Si en el último mes han sufrido mucho, se deberán liquidar parte de las posiciones, porque probablemente la cartera haya entrado en un perfil de riesgo difícil de asumir.

10 ¿Y EL ORO?: Hay posibilidad de invertir a través de los fondos, pero la mayoría tiene una exposición en renta variable con compañías mineras; la inversión no siempre está vinculada al precio de la onza. Lo lógico es que evolucionen bien, pero sería un error irse de Bolsa para entrar en estos fondos. Los analistas los aconsejan, pero con una exposición reducida.

ESCENARIO ACTUAL: Qué factores provocan las oscilaciones

Incertidumbre Es el principal enemigo que tienen las Bolsas. Hay datos que confirman una desaceleración económica, y hay temor sobre una posible recesión en Estados Unidos.

§Trading§ Los últimos descalabros de las Bolsas han provocado la huida masiva de inversores; tanto institucionales como a nivel particular. Los que quedan son los traders, que son especialistas en buscar oportunidades en el corto plazo.

§Stop loss§ Los gestores muchas veces operan con caídas limitadas (stop loss). Cuando salta la alarma actúan rápidamente deshaciendo posiciones para no seguir perdiendo; después se intentará compensar las caídas.

Pánico y euforia La situación extrema de los mercados en la última semana ha provocado momentos de pánico y euforia. Las Bolsas se han movido a golpe de noticias.

Fluctuación El capital flotante juega un papel determinante en la oscilación que tenga un valor. Y si se trata de una compañía de peso, la repercusión en el índice será importante. Un valor pequeño puede dar problemas a un inversor que quiera vender.

Beneficios En un mercado sensible los resultados y las previsiones de las compañías pueden impulsar al alza o a la baja las cotizaciones. En las últimas sesiones se ha visto como algunas entidades bancarias han movido los índices.

Abengoa, el valor más volátil

¢El mercado está en una situación de estrés¢. Así describe Javier Barrio, de BPI, la semana que han tenido las Bolsas. Hay un dato que lo dice todo: el índice de volatilidad del Ibex 35 está en los niveles más altos desde 2003. Las oscilaciones han sido muy bruscas en todos los valores. Abengoa ha sido el más volátil del selectivo. Ha terminado la semana con un ascenso del 5,63%. Pero entre el mínimo y el máximo la cotización ha variado el 30,4%. El martes fue el peor día. Abrió la jornada con una caída del 12,48% y concluyó con un ascenso del 4,53%. Popular ha estado muy cerca, con una volatilidad en la semana del 27,5%. Iberdrola, Gamesa y Sacyr oscilaron por encima del 20%.

Sogecable ha sido la más estable con una desviación del 1% entre el nivel más alto y más bajo de la semana. Concluye con una revalorización del 0,15%. El resto de los valores ha variado más de un 10%.

En todo el continuo ha habido mucho movimiento. El lunes 40 empresas (sobre un total de 136) no pudieron comenzar a cotizar en el inicio de la sesión ante la avalancha de órdenes de venta que acumulaban. El miércoles y el jueves se vivió una situación similar.