Tormenta en los mercados

La deuda europea a corto plazo no cotiza ya una caída de tipos

La recuperación de la confianza en el mercado invirtió los flujos de dinero que caracterizaron las últimas jornadas. Según los datos de la agencia Bloomberg, la deuda europea a un plazo de 24 meses registró la mayor caída en 17 años, a medida que se esfumaban las expectativas de recorte de tipos en la zona euro y que, ante la descomunal subida de las Bolsas en Europa, se esfumaba también el atractivo de la deuda como refugio. También ayudó el buen dato de confianza empresarial alemana IFO. En España, la deuda a dos años se cambió al 3,669% desde el 3,446% del día anterior y en Alemania subió 24 puntos básicos, hasta el 3,48%. El precio de los activos de renta fija evoluciona en sentido inverso a la rentabilidad porcentual, dado que el pago anual es fijo.

También evolucionaron al alza las rentabilidades del euríbor a tres y 12 meses y de los bonos a 10 años, españoles y del resto de Europa. El bund alemán regresó por encima de la cota del 4% y el español cotizó al 4,2%. Paralelamente, los indicadores de riesgo crediticio mostraban mejoras, si bien todavía dentro de zonas históricamente altas. El iTraxx, que mide el dinero que exige el mercado a cambio de asumir riesgos de impago en deuda empresarial, cayó 33 puntos hasta los 450. En todo caso, según los expertos, por encima de 400 puntos se considera que la situación de mercado es muy tensa.

Por otra parte, en Estados Unidos la deuda a largo plazo cotizaba también a la baja, y los futuros sobre tipos relajaron las expectativas de recorte la próxima semana.

El euro sube con el mensaje del BCE

La convicción mostrada ayer por el mercado en que el Banco Central Europeo no imitará la decisión de la Fed de recortar los tipos de interés volvió a reforzar al euro, que se apreció el 0,9% frente al billete verde, y se colocó en los 1,4765 dólares.

El presidente del Bundesbank y miembro del BCE, Axel Weber, insistió ayer en el discurso de Trichet de la víspera y reiteró que la prioridad de la institución sigue siendo el control de precios. El buen dato de confianza empresarial en Alemania también contribuyó a rebajar la presión para un recorte de tipos en la zona euro.