Tormenta en los mercados

La ofensiva bajista crece en el Ibex 35 y el pesimismo se adueña de Europa

El sentimiento bajista campa por las Bolsas tras la debacle del lunes. El préstamo de valores en las compañías del Ibex 35, que suele revelar apuestas a la baja, creció un 7,9% en términos homogéneos hasta la jornada del crac respecto a finales del año pasado. El ratio de opciones put/call da pruebas, además, de un sentimiento crecientemente negativo en el mercado europeo.

La teoría de la opinión contraria asegura que cuanto más negativo es el ánimo de los inversores, más posibilidades hay de que se produzca un giro al alza en el mercado. Los datos disponibles revelan que ha crecido sensiblemente el número de inversores que apuestan por caídas adicionales, aunque de momento el ansiado rebote de importancia, salvando el repunte experimentado el pasado martes, no ha hecho acto de presencia.

José Luis Cárpatos, analista de Serenity Markets, explica que el sentimiento negativo va tomando el control, si bien 'las lecturas todavía no son extremas'. En el mercado español, el préstamo de valores a cierre del pasado día 21 revelaba un crecimiento en términos homogéneos -valorando el número de acciones prestadas al mismo precio- del 7,9% respecto a la última sesión del año pasado, de tal forma que el número de títulos prestados se ha incrementado en el 76% de las compañías que forman parte del selectivo. BME, Grifols y ACS se llevan la peor parte en cuanto al aumento, si bien la mayoría de los bancos ha sufrido notables incrementos, como Santander, Sabadell y Popular, superiores al 20% (véase gráfico). 'Esta situación fomenta la volatilidad del mercado y también abona el terreno para que se produzca un rebote en cualquier momento', explica un operador. La razón de las implicaciones alcistas radicaría en que los inversores que apuestan por bajadas se verían obligados a recomprar en el momento de un rebote para cortar las pérdidas.

Igualmente, el ratio put/call de opciones sobre el Ibex 35 negociado el martes en MEFF se situó en 2,72, una cifra que da pruebas de un sentimiento muy negativo (véase glosario), si bien los datos del lunes se llevaron la palma al dar una lectura extrema de 4,87 veces. En el resto de Europa, la situación es similar. El ratio put/call en las opciones sobre el Euro Stoxx 50 alcanzó las 1,66 veces el martes, una lectura fuertemente bajista para este índice (el ratio homólogo en el Ibex 35 no es comparable), según Morgan Stanley, que advierte que la media se establece por debajo de uno. El banco estadounidense alerta también de que su índice 'Capitulación' ofrece niveles 'muy bajos', lo que históricamente predice un rebote en el mercado. 'Las Bolsas europeas han escalado en esta situación en torno a un 10% en los siguientes seis meses'. El indicador correspondiente de Credit Suisse también muestra niveles mínimos en los últimos años y recalca que el sentimiento se ha convertido en fuertemente bajista lo que favorece un rebote. Alicia Jiménez, de SelfTrade, añade que es posible que todavía se necesite una capitulación adicional para que el mercado tome conciencia de la situación y vuelvan las órdenes de compra.

Glosario

La opinión contraria.

Teoría bursátil que asegura que cuando el sentimiento reinante entre los inversores es muy negativo la Bolsa tiende a subir. Grosso modo, el motivo de este comportamiento se sustentaría en el hecho de que los ahorradores apuestan por caídas puesto que ya están fuera del mercado, lo que, en última instancia, favorecería las compras para evitar perderse un eventual rally.

Préstamo de valores.

Operativa que llevan a cabo los institucionales y que consiste en que un inversor presta su cartera a cambio de un determinado tipo de interés a otro inversor. Uno de los principales usos de esta operativa por parte de quien toma en préstamo los títulos es apostar a la baja, vendiendo los títulos con el objetivo de comprarlos después más baratos.

Ratio 'put/call'.

Se calcula dividiendo el número de opciones put (que apuestan por bajadas) sobre un índice entre el número de opciones call (que apuestan por una subida). Cuanto más alto es el número, más bajista es el sentimiento: tienen más opciones put que call. Según la teoría de la opinión contraria, cuanto mayor sea este ratio más posibilidades hay de que se produzca un rebote.

Se reduce el número de alcistas en Estados Unidos

El mercado que menos ha sufrido, por el momento, es el estadounidense, lo que ha tenido incidencia en el sentimiento de los inversores, que se acerca a niveles delicados aunque todavía no extremos, según revela la encuesta a gestores elaborada por Investors Intelligence. A cierre del día 22, e incluyendo por tanto la jornada posterior al desplome en el resto del mundo, el sentimiento bajista había crecido hasta el 31,5% de los encuestados, frente al 26,7% anterior, mientras que el porcentaje de quienes apuestan por subidas se situaba en el 41,6%, frente al 45,6% previo. Por su parte, la proporción de neutrales se situaba en el 26,9%. Desde Investors Intelligence se advierte que 'el número de alcistas ha caído acusadamente desde principios de año, recordando el comienzo del ejercicio bursátil correspondiente a 1973, que fue el inicio de un mercado bajista de dos años'. Así, la diferencia entre el porcentaje de alcistas menos el de bajistas era del 10,1%, su nivel mínimo desde agosto del año pasado, cuando llegó a marcar 3,2%. Hay que destacar que el máximo más reciente data de octubre de 2007, cuando esta proporción era del 42,4%.

En cuanto a otros indicadores de sentimiento, como el ratio put/call, hay lecturas ambivalentes: 'Los ratios put/call que revelan cual es la posición de los pequeños inversores a corto plazo da muestras neutrales pese a las caídas', señala José Luis Cárpatos, de Serenity Markets, 'mientras que el de inversores institucionales ofrece una visión ligeramente negativa'. 'En cambio, los indicadores que dan muestras del sentimiento a medio plazo son notablemente más negativos'. En cualquier caso, estas lecturas, que ya van acercándose niveles delicados, todavía dan margen a que se produzcan caídas adicionales antes de que pueda haber algún tipo de reacción', asevera este experto.