Renuncia

El ministro británico de Trabajo dimite por acusaciones de corrupción

El ministro británico de Trabajo y Pensiones, Peter Hain, ha anunciado hoy su dimisión al ser investigado por la Policía en relación con unas donaciones no declaradas a su campaña por la vicepresidencia del Partido Laborista.

La noticia ha sido dada por la cadena BBC que ha informado que Hain renuncia al cargo para "limpiar su nombre", después de las acusaciones según las cuales no había declarado donaciones a su campaña por la vicepresidencia en el Partido Laborista el año pasado.

La Comisión Electoral, que investigaba esas posibles irregularidades, trasladó hoy el caso a la Policía Metropolitana de Londres (MET), que ha puesto en marcha una pesquisa para determinar si se cometió algún delito. El primer ministro, Gordon Brown, ha aceptado su dimisión, según indicó su oficina en Downing Street.

La Comisión Electoral le investigó por no haber declarado donaciones por valor de 103.000 libras (136.900 euros) recibidas en 2007 para su campaña a la vicepresidencia del Partido Laborista, que finalmente no consiguió.

Hain ha asegurado que no informó de los donativos en su momento a causa de problemas administrativos. Sin embargo, la polémica se agudizó al conocerse que su campaña recibió dinero de un centro de estudios fantasma denominado Progressive Policies Forum que, según la prensa, no emplea a nadie y no ha dado signos de actividad.

La Comisión dijo hoy en un comunicado que tras "una revisión exhaustiva" de las finanzas de la campaña de Hain, y después de consultar con la Fiscalía, ha decidido trasladar el caso a la MET. Por su parte, Scotland Yard confirmó que los detectives de la Unidad de Delitos Financieros se ocuparán de investigar el asunto.

La prensa británica reveló a principios de este mes que Hain no había declarado, como era su obligación, aportaciones hechas a su campaña. El ministro informó a la Comisión el pasado noviembre de que no había declarado algunas donaciones, después de que la vicepresidenta del Partido Laborista, Harriet Harman, se viera implicada también en una polémica por donaciones irregulares.

Hain es la primera víctima del Gobierno de Brown que cae debido al escándalo por financiación irregular, después de que el anterior Gobierno laborista, dirigido por Tony Blair, fuera investigado también por un caso de canje de títulos honoríficos por donaciones.