Fórmula 1

El R-28 deja tirado a Alonso

El monoplaza de Fernando Alonso se ha quedado parado y humeando apenas unos metros después de cruzar la línea de meta a falta de dos minutos para el final de la segunda sesión de entrenamiento que se disputa desde esta mañana en el circuito Ricardo Tormo de Cheste.

El bicampeón del mundo se ha visto obligado a abandonar su monoplaza en plena recta de meta debido a que en esos momentos había otros cinco coches en pista, por lo que ha cruzado a pie el asfalto y se ha quedado observando desde la valla cómo los operarios apartaban su vehículo.

Tras este incidente ha quedado oficialmente suspendida la sesión hasta mañana, dado que no había tiempo suficiente para retirar el monoplaza averiado y dejar de nuevo la pista libre para una nueva salida. El piloto asturiano ha recorrido a pie todo el 'pit lane' hasta el box de su equipo, trayecto que ha aprovechado para saludar a los miles de aficionados que contemplaban los entrenamientos desde la tribuna.

Hasta este momento Fernando Alonso había completado 93 vueltas al trazado valenciano y poseía el sexto mejor tiempo por detrás de los dos pilotos de Ferrari, Felipe Massa y Kimi Raikkonen, el BMW Sauber de Nico Rosberg y los McLaren de Pedro Martínez de la Rosa y Heikki Kovalainen.

Valencia enloquece con Alonso

Julio García, director en funciones del circuito Ricardo Tormo de Cheste, ha asegurado que "nunca en la historia ha habido tanta gente en unos entrenamientos de Fórmula Uno", pues hoy se ha alcanzado la cifra de 35.000 personas en las gradas del trazado valenciano.

Según ha reconocido el propio García, la previsión inicial de 20.000 espectadores se ha visto desbordada en casi el doble de personas, por lo que la organización se vio obligada a habilitar nuevos accesos, zonas de aparcamiento y butacas. "Hemos tenido que organizar una reunión a las nueve de la mañana para recomponer el dispositivo de seguridad, disponer más aparcamientos y ponernos en contacto con la Guardia Civil", ha explicado.

El hecho de que hoy sea festivo en Valencia, unido a la buena climatología sin duda ha animado a la afición valenciana a acudir en masa a este "mini Gran Premio", tal y como lo denominó Julio García, en el que se han dado cita dieciséis pilotos de diez escuderías. "Los aficionados valencianos al motor tenían ganas de ver Fórmula Uno en Valencia, es innegable que se trata de una competición con muchísimo tirón. Además, creo que el 99 por ciento del público ha venido a ver a Fernando Alonso y espero que dé mucha guerra este año", añadió.

La niebla ha cedido el protagonismo a los coches en la segunda sesión de entrenamientos de Fórmula Uno celebrada en el circuito valenciano "Ricardo Tormo" a la espera de que lleguen los 20.000 aficionados previstos a lo largo de la mañana. El piloto español, Fernando Alonso, que ya inició las pruebas ayer, ha salido a la pista minutos después de las 10 de la mañana, aunque sólo ha completado una vuelta y se ha metido de nuevo en el garaje de Renault. A las 10:30, el asturiano ha regresado al trazado de Cheste para iniciar la segunda de las cuatro jornadas programadas.

A diferencia de la jornada de ayer, en la que se tuvo que aplazar el inicio de los entrenamientos durante más de dos horas a consecuencia de la niebla, las condiciones de hoy son óptimas. El circuito levantino ha amanecido con una temperatura que ronda los 14 grados de temperatura y una humedad del 55 por ciento. El buen tiempo, unido al hecho de que hoy es día festivo en Valencia ha permitido una masiva afluencia de espectadores al Ricardo Tormo desde primera hora de la mañana, lo cual provocó algunos atascos y colas a la entrada del circuito.

Según los responsables del circuito, se espera que cerca de 20.000 personas pasen por las gradas de la pista valenciana para contemplar de cerca los entrenamientos de diez de las once escuderías que disputan el Campeonato del Mundo.