Banca

La Caixa quiere hacer la competencia a ING

La caja catalana pretende potenciar la presencia de su participada francesa Boursorama en España para reforzar su posición en el negocio de la banca a través de Internet. Boursorama es una entidad francesa del grupo Société Générale en la que la entidad que preside Isidre Fainé cuenta con una participación del 20,5%.

Así lo reveló hoy el director general de La Caixa, Juan María Nin, en una entrevista con el diario 'La Vanguardia'.

La Caixa enmarca el refuerzo de su negocio on line en la estrategia de diversificación de negocio y geográfica diseñada para garantizar su negocio futuro.

"Nuestro objetivo es seguir creciendo en negocio minorista con sostenibilidad y rentabilidad para financiar la actividad de la obra social", indicó Nin. El directivo de la entidad recordó que su plan estratégico 2007-2010 contempla cerrar dicho periodo con una red de 6.000 oficinas, frente a las 5.500 actuales, y "reforzar" su posición en el negocio del comercio, los autónomos, la banca privada y personal y en banca de empresas y corporativa. "Todo ello sin dejar de crecer, como siempre, en lo más importante de todo, la banca minorista", añadió.

Asimismo, y dada la cuota de mercado alcanzada en España, La Caixa también prevé diversificar geográficamente su crecimiento. Recordó su entrada en Asia, con la toma del 8,89% de The Bank of East Asia y las participación del 25% en el portugués BPI y la referida del 20,5% de Boursorama.

En este sentido, avanzó que la entidad está analizando operaciones en EE UU y en Europa Central y del Este. ¢En este último mercado podemos crecer tomando participaciones directas o indirectas en entidades bien gestionadas que ya están en esos países", aseguró.

El grifo del crédito

Respecto a la situación de los mercados financieros, el número dos de La Caixa negó que las entidades hayan cerrado el grifo del crédito. "Tenemos la misma o mayor capacidad para continuar con nuestra actividad crediticia de siempre", aseguró.

Según detalló, lo que está ocurriendo es un descenso de demanda de crédito, principalmente para compra de vivienda por particulares, que cifró en un 20%, y de suelo (de alrededor del 40%).

Por contra, garantizó que la demanda al crédito al consumo y a las empresas se mantiene "estable". "La inversión en equipamientos se mantiene, la vivienda se reduce y la de suelo está muy parada", resumió.