Evolución

El recorte del Ibex destruye 46.000 millones de valor bursátil

Invertir en Bolsa pierde atractivo a medida que se acerca el fin del ciclo alcista. 2007 ya fue un año de escasa creación de valor para el accionista. La cifra sólo alcanzó los 12.000 millones, según un estudio del IESE. El ejercicio actual ha empezado mal por los continuos descensos, y la destrucción de valor suma ya los 46.000 millones en los primeros 15 días.

Los ciclos de subidas bursátiles no son eternos y después de que 2007 concluyera como el quinto año consecutivo de ganancias para el Ibex, los síntomas de desgaste empiezan a aparecer.

Un estudio realizado por el profesor del IESE Pablo Fernández, en colaboración con Vicente Bermejo, concluye que en 2007 la creación de valor del Ibex resultó escasa -12.000 millones- y la rentabilidad, incluyendo beneficios, fue del 10,7%, bastante inferior a la media del 15,1% alcanzada entre 1992 y 2007.

Existe creación de valor cuando en un periodo determinado si la rentabilidad para los accionistas es superior a la rentabilidad exigida, en otras palabras superior al coste de las acciones, una variable que depende del tipo de interés de los bonos a largo plazo y el riesgo de la empresa.

Los valores pequeños fueron más rentables que los grandes entre 1992 y 2007

Atendiendo a esta definición del IESE, las empresas del Ibex crearon valor para sus accionistas en el periodo comprendido entre 1992 y 2007 todos los años excepto en 1992, 1994, 2000, 2001 y 2002. En 1992 y 1994 la subida de los tipos de interés explica el comportamiento negativo, mientras que en 2000, 2001 y 2002 el mercado sufrió las consecuencias del estallido de la burbuja tecnológica. En cualquier caso, en todo el periodo la creación de valor total para los accionistas sumó los 220.000 millones de euros.

Los grandes descensos de los tipos de interés se corresponden con ascensos del Ibex y viceversa, según Fernández. Sin embargo, la rentabilidad media para los accionistas entre 1992 y 2007 eliminando el efecto de los tipos de interés fue del 10,2%, inferior a la rentabilidad exigida del 10,4%.

El estudio también revela que los valores pequeños fueron más rentables que los grandes entre 1992 y 2007. La rentabilidad del índice que agrupa a estas empresas subió el 16% frente al 15,1% del Ibex, ambos ajustados por dividendos. Una tendencia que también se repitió en los mercados internacionales, según el estudio.

El volumen duplica la capitalización

El volumen de negociación del Ibex ha aumentado de 17.600 millones en 1992 a 1,48 billones de euros en 2007, más del doble de la capitalización bursátil.

Sólo nueve empresas que formaban parte del Ibex en diciembre de 2007 estaban en el índice en 1991.

Las empresas que entraron en el Ibex tuvieron de media una rentabilidad un 2,3% superior a la del Ibex el día del anuncio del cambio y las que salieron un 1,1% inferior. En los 40 días anteriores, las que entraron tuvieron una rentabilidad media un 10,1% superior a la del Ibex y las que salieron un 5,9% inferior.

En la crisis más reciente, tras el máximo histórico de febrero 2000, el IGBM cayó un 48,7% hasta septiembre de 2002 y no se recuperó hasta diciembre de 2005. En la anterior crisis tras el máximo de abril de 1974 descendió un 72,9% hasta abril de 1980 y no consiguió recuperar hasta marzo de 1986.