Resultados 2007

La falta de extraordinarios redujo el beneficio de Banesto un 47,3%

Banesto registró un beneficio neto atribuible de 764,6 millones de euros en 2007, lo que supone un descenso del 47,3% respecto al obtenido en el ejercicio anterior, un resultado que estuvo influido por las plusvalías netas de 845 millones de euros generadas por la venta de la inmobiliaria Urbis en 2006, informó hoy la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Además, señaló que 2007 ha sido para la entidad un año en el que el elevado nivel de actividad, y la gestión activa del balance y de los diferenciales, "han sido claves para superar la fuerte intensidad competitiva y las tensiones sufridas por los mercados financieros en la segunda parte del año".

Tras recordar que en este ejercicio ha completado el plan de expansión de su red, iniciado en 2006, que ha supuesto "el reforzamiento de la capacidad comercial del banco" con la apertura de 300 oficinas, Banesto afirmó que 2007 ha sido el año de la consolidación del ''Plan de Pymes y empresas'', realzado a mediados de año, con el que ha incrementado, en línea con sus objetivos, el peso en este segmento, que "ha compensado la desaceleración iniciada en el mercado inmobiliario.

En este sentido, la entidad subrayó que ha seguido con su modelo de negocio "de crecimiento rentable, eficiente y diversificado, con un estricto control de costes y de la calidad del riesgo".

El margen de intermediación de Banesto ascendió en 2007 a 1.461 millones de euros en 2007, un 18,3% superior al alcanzado en 2006, mientras que el margen de explotación se situó en 1.320,1 millones de euros, un avance del 23,3% y el margen ordinario totalizó 2.271,1 millones de euros, un 14,5% más.

Los ingresos generados por comisiones netas y actividad de seguros en 2007 se elevaron hasta los 670,3 millones de euros, con un avance del 7,7% respecto al año anterior. Las comisiones por prestación de servicios de cobros y pagos crecieron un 7,3%, hasta 512,89 millones, con mayores aumentos en las líneas de ingresos derivadas de la transaccionalidad y la vinculación.

Las comisiones por fondos de inversión y pensiones registraron un crecimiento interanual del 1%, alcanzando los 191,9 millones, "a pesar de la bajada de saldos" y gracias a la mejora de la comisión media percibida durante 2007. Las comisiones pagadas, ligadas al aumento de la actividad, repuntaron un 6,8%.

Por su parte, los ingresos por la actividad de seguros se situaron en 95,9 millones de euros, un 25,4% más. Los resultados por operaciones financieras ascendieron a 138 millones de euros, un 10,6% más que los aportados en 2006. La distribución de productos de tesorería a clientes volvió a ser el principal motor de esta línea, tras registrar un incremento del 13%.

Aumenta la morosidad

La inversión crediticia creció un 20,4%, hasta los 75.368,5 millones de euros, con una morosidad del 0,47%, frente al 0,42% que registró al cierre de 2006, con una cobertura de provisiones del 329,48%. La entidad destacó que el incremento de la inversión crediticia ha estado acompañado de "un riguroso control de la calidad del riesgo".

El crédito al sector privado totalizó 71.434,5 millones de euros, un 20,6% más, de los que 38.255,4 millones de euros eran créditos con garantía real, un 15% más.

Por su parte, los recursos totales gestionados de clientes crecieron un 12,6%, hasta 95.011,8 millones de euros, de los que 81.589,15 millones de euros fueron en balance (+18,2%). Los de fuera de balance (fondos de inversión, pólizas de seguro-ahorro y fondos de pensiones), estuvieron "afectados por la evolución de los mercados" y ascendieron a 13.422,6 millones, lo que supone un retroceso del 12,8%.

Los activos totales del grupo alcanzaron el año pasado los 110.067,7 millones de euros, lo que supone un incremento del 5,3% respecto a los de 2006.

El banco se refirió a la "disciplina de control de costes del grupo", que ha sido "clave" en el ejercicio 2007, con un incremento de los costes de explotación netos de sólo el 4,8%, cumpliendo los objetivos de eficiencia marcados.

Esta variación, inferior al aumento de los ingresos, generó una mejora del ratio de eficiencia, que a 31 de diciembre de 2007 se situó en el 36,2%, frente al 38,8% registrado un año atrás. La rentabilidad sobre fondos propios (ROE), por su parte, se colocó en el 17,05%.