Alta Definición

El Blu-ray, a punto de vencer al HD DVD bajo la amenaza de internet

La dispura entre los formatos frenó las ventas en 2007

Sony está a punto de derrotar a Toshiba en la guerra de los formatos de DVD de alta definición. La compañía vio esta semana como Warner Brothers decidió apoyar el modelo Blu-ray y dejar, a partir de mayo, el HD DVD. Ahora los rumores apuntan a que Paramount podría seguir sus pasos lo que convertiría a Universal Pictures en la única major de Hollywood en respaldar a Toshiba, al igual que Microsoft que se plantea usar Blu-ray en su consola Xbox 360.

Ahora bien, numerosos expertos han coincidido en que la victoria en esta guerra de formatos no será tan determinante como lo fue en la década de los 80 el triunfo del VHS de Philips sobre el Betamax de Sony en la disputa de los sistemas de vídeo. El motivo es sencillo: el DVD se ha encontrado con la dura competencia de los servicios de venta y alquiler de contenidos audiovisuales a través de internet. Es decir, los discos de nueva generación pueden convertirse en obsoletos antes de su generalización en el mercado.

Los últimos movimientos, tanto de empresas de contenidos como de fabricantes de equipos de electrónica, han venido a probar esta tendencia. Sólo en la última semana, y coincidiendo con la celebración de la Feria de la Electrónica de Consumo (CES) de Las Vegas, Netflix se unió a LG para ofrecer descargas de películas directamente desde internet a la televisión, Apple va a ampliar la oferta de contenidos a las películas de la Fox, Comcast presentó una tecnología para mejorar la calidad de la imagen de vídeo procedente de la red...

Las previsiones de los analistas apuntan un fuerte crecimiento del negocio de los contenidos que llegan directamente desde la red. Según la consultora iSuppli, el mercado del vídeo de la televisión por ADSL (IPTV) aumentará a un ritmo del 34% hasta mover más de 26.000 millones de dólares (unos 17.680 millones de euros) en todo el mundo en 2011. Frank Dickson, analista de esta firma, señalaba en un reciente informe que las ventas de DVD se ralentizarán a un ritmo de entre el 15% y el 20% en los próximos tres años.

Además, el público todavía no es consciente de la presencia de estos DVD de alta definición. Según la consultora Screen Digest, en 2007 se vendieron 2.400 millones de los discos de la primera generación, mientras que la suma de las unidades de Blu-ray y HD DVD comercializadas en el mismo periodo fue de sólo 14,2 millones. Quizá la guerra de formatos tuvo la culpa.

En este difícil escenario es donde se mueven en estos momentos Sony y Toshiba. A pesar de esta presión, esta última no se ha rendido y no ha dejado de defender las ventajas del HD DVD. Una de ellas, según los responsables de Toshiba es la compatibilidad que su sistema tiene con los DVD de primera generación, algo que no sucede con el Blu-ray.

En cualquier caso, todo va a depender finalmente de la decisión de los actuales socios de Toshiba. Diversos medios especializados han señalado que hasta 29 miembros de la coalición que defendía el HD DVD han puesto bajo revisión su presencia en este grupo. Su decisión definitiva puede ser cuestión de días.