Cotización

Vueling retrocede un 13,12% después de dispararse el 24,4%

Vueling vivió ayer una jornada de infarto, al cerrar con pérdida del 13,12% cuando llegó a subir el 24%. El volumen contratado equivalió al 16% de la capitalización bursátil de la compañía, que acusa un fuerte componente especulativo en su negociación.

La cotización de la aerolínea hizo ayer un vertiginoso camino de ida y vuelta. Después del rally alcista de la víspera, en que ganó el 32,88% gracias a la publicación de unos alentadores datos de transporte de pasajeros en diciembre, ayer retrocedió el 13,12%. Aunque llegó a despuntar un máximo del 24,47% durante la sesión.

La volatilidad está servida, hasta el punto de que los operadores ven en sus títulos un claro ejemplo de la confusión y de los bandazos que dominan el conjunto del mercado. 'Es pura especulación, el dinero no entra en serio y quienes compran, venden todo prácticamente en el día', explican fuentes de mercado.

Mercavalor fue en la jornada de ayer el broker más activo en la contratación de títulos de Vueling, que registró un inusitado volumen de negocio, equivalente al 16% de la capitalización bursátil de la compañía. Cambiaron de manos 1,96 millones de títulos, seis veces más que la media de las treinta sesiones precedentes.

Vueling finalizó el pasado año con un desplome del 72,7%, tras una azarosa trayectoria. La compañía, que había protagonizado un prometedor estreno bursátil, marcó máximo histórico en el mes de febrero en los 46,7 euros. El valor comenzó después a corregir los excesos y entró en barrena cuando, en el mes de agosto, se conocieron los resultados del primer semestre del año, en que se multiplicaron por cinco las pérdidas. Cambios accionariales, erráticas valoraciones por parte de los propios bancos de negocios que coordinaron la salida a Bolsa -Goldman Sachs recortó en octubre pasado de forma tajante el precio objetivo y lo elevó de nuevo apenas un mes más tarde-, relevo en la presidencia y renuncia al plan de crecimiento previsto es el turbulento historial que ha terminado por alejar a Vueling de las preferencias de los analistas.

Según el consenso que recoge Bloomberg, y aunque no sean muy numerosas las firmas que siguen directamente el valor, el 75% de las recomendaciones son de venta, frente a un 12,5% de compra y otro 12,5% de mantener. El precio objetivo de consenso, según la agencia, es de 11,4 euros, por encima de los 9,34 de cierre.

Destino compartido con los pequeños valores

Pese al fuerte retroceso de ayer, Vueling consigue en el corto balance de lo que va de año una subida del 4,36%. En cualquier caso, figura dentro del conjunto de valores vulnerables a los bandazos del mercado, moneda corriente de las primeras sesiones bursátiles de 2008. 'Los fondos de inversión internacionales han dado órdenes de venta en numerosos valores de mediana y pequeña capitalización', apunta un operador, lo que afecta también a la cotización de la aerolínea de bajo coste y acentúa la volatilidad que sufre el valor.

Salvando la sangría de Renta Corporación (-11,3%) y Colonial (-12,1%), otros pequeños valores acompañaron ayer a Vueling a la cola del mercado continuo, como Mecalux (-10,2%), Vidrala (-6,5%), Seda de Barcelona (-6,8%) o la recién salida del Ibex, NH Hoteles, que perdió el 4,5%.