Nuevas tecnologías

España, a la cabeza de Europa en venta de paquetes de 'telecos'

La estrategia de dúos, tríos, ADSL a 20 megas con llamadas gratis y televisión digital con programación y películas a la carta ha demostrado ser un éxito en España. El país está a la cola de Europa en líneas de banda ancha o uso de internet, pero en cambio lidera el ranking de hogares con dos o más servicios de telecos contratados en paquetes, donde está en cuarta posición.

Son un buen reclamo para los usuarios, porque la contratación de paquetes de servicios de telecomunicaciones permite reducir hasta en 18 euros el gasto medio mensual en cada uno de ellos, y desde luego son una apuesta inmejorable para las operadoras, que fidelizan a los clientes al captarlos por varias vías y disparan su factura. Y así parecen haberlo entendido tanto las compañías españolas de tecnología como los abonados, que han convertido a España en líder europeo al menos en uno de los indicadores de la sociedad de la información.

Se trata del porcentaje de hogares que tiene contratado paquetes de dos o más servicios. España, con el 29%, está la cuarta del Viejo Continente, sólo por detrás de Dinamarca, Estonia y Holanda, y muy por encima de la media comunitaria, según los datos del Eurobarómetro, recogidos en el informe Sociedad de la Información 2007 realizado por Telefónica. Y es un liderazgo en ascenso, sobre todo por el ritmo del crecimiento, ya que el alza del porcentaje español en un solo año es del 40%.

El informe no detalla cuántos servicios se contratan de media, pero sí incluye una referencia al coste. El gasto medio en los hogares con un producto es de 45,1 euros al mes, desde donde sube a 62,8 euros cuando se contratan dos y a 109 euros cuando son cuatro los servicios de telecomunicaciones que hay en la vivienda. La proporción de subida indica una rebaja en el precio unitario de los productos, ya que es de 45,1 euros cuando sólo hay uno y va bajando a 27,3 euros cuando el número se eleva a cuatro.

La mayoría de los clientes tiene internet y telefonía fija, pero crecen los paquetes con televisión

Por ahora, en España lo que se estila es el empaquetamiento de dos o, como mucho, de tres productos. Con los datos de Telefónica a cierre del tercer trimestre del año pasado, los últimos disponibles, se constata que la opción mayoritaria pasa por tener en la vivienda dos servicios empaquetados, en una tendencia que se ha disparado en los últimos 21 meses. En este tiempo, la contratación conjunta ha pasado de ser una opción minoritaria a convertirse en abrumadoramente mayoritaria. Entre los usuarios de ADSL del ex monopolio, sólo el 22% tiene un producto en exclusiva; el 69,4% tiene dos servicios y el 8,5% tiene tres.

En general, la opción preferida de los usuarios españoles es unir el acceso a internet a alta velocidad con una tarifa plana de llamadas, aunque la introducción de la televisión digital a través de Imagenio, de Telefónica; de Jazztelia, así como de las opciones audiovisuales de Ono y Orange, tampoco es desdeñable. El próximo paso es la llegada de la telefonía móvil a los paquetes, que todavía es incipiente por las restricciones regulatorias que tiene el ex monopolio y la escasa implantación todavía de los operadores móviles virtuales.

Unos a favor, otros en contra

El informe sobre sociedad de la información de Telefónica incluye una encuesta con el porqué de los usuarios a su gusto por los paquetes de servicios. No hay datos exclusivos para España, sino para toda la UE a 27 miembros, pero se entiende que las razones son suficientemente universales. Lo primero que buscan los consumidores es una factura única, que evite la recepción de varios abonos mensuales de distintas compañías, seguido de la percepción de que es más barato contratar un paquete que pagar por separado los servicios.

Al otro lado de la balanza, los usuarios que rechazan los productos empaquetados lo hacen en gran medida porque temen depender de un solo proveedor, lo que pone en peligro todos los servicios de telecomunicaciones del hogar en caso de que haya algún problema. Los reacios también apelan a la falta de transparencia y claridad que conlleva la compra empaquetada y a la posibilidad de terminar contratando productos que realmente no se necesiten.

¿Para qué se usa la red? Gana la comunicación y la información

Las posibilidades de comunicación son el principal reclamo de internet para los usuarios españoles. El 92,6% de ellos usa la red para estar en contacto, sobre todo con el correo electrónico, que copa el 81,8% de las respuestas de los internautas. La mensajería instantánea, el chat y los foros van ganando adeptos, sobre todo la primera, que es utilizada por el 54,4% de los usuarios de internet. La videoconferencia y los servicios más avanzados relacionados con la Web 2.0 también avanzan posiciones, aunque su público es más reducido.

La segunda gran necesidad que llena internet es la de estar informados, ya que el 80,4% de los internautas se conecta para saber qué pasa en el mundo.

Larga vida a la telefonía fija frente al móvil

La sustitución de la telefonía fija por el móvil es un proceso imparable, que se hace realidad en todos los países desarrollados, pero que parece tener una limitación en su crecimiento. Según el informe de Telefónica, en España ya hay un 24% de hogares que ha renunciado al terminal fijo y dispone en exclusiva de móvil, uno de cada cuatro. Mientras, sólo el 15% de las viviendas no dispone de celular.

La mayoría, sin embargo, conjuga las dos modalidades, como se demuestra en el 59% de los hogares. Y esto es algo que se mantendrá por mucho tiempo, porque en territorio nacional se aprecian bastantes reticencias para prescindir de forma absoluta del teléfono fijo, incluso si el móvil tuviera el mismo precio.

Así lo constatan los datos del Eurobarómetro, con cifras de enero de 2007. Un 27% de las viviendas lo tiene claro: si el móvil baja de precio, este porcentaje no tendría problema alguno para jubilar el fijo. Pero una mayoría del 56% sería incapaz de apearse de la forma más tradicional de comunicarse. Eso sí, la cifra nacional es inferior a la comunitaria, porque la media europea de hogares que nunca renunciaría al fijo es del 60%.

Las razones para esta persistencia del terminal alámbrico son varias. La costumbre, es una de ellas y la más citada por los encuestados, que también aluden a la necesidad de la línea fija para conectarse a internet. Otras explicaciones son la falta de cobertura del móvil en el área deseada o la escasa querencia a este tipo de comunicación.