CincoSentidos

El mejor lugar para hacer carrera como directiva

La paridad en consejos de administración entra en vigor en Noruega.

El profundo conocimiento en materia de estrategia que demostró Heidi Marie Petersen en el seno de la reunión de un consejo de administración en Noruega el año pasado sorprendió a uno de sus colegas. Según su testimonio, tras la reunión su compañero le comentó: '¡Impresionante! Sabes algo de negocios''.

Petersen, de 49 años y madre de dos hijos, ocupa actualmente puestos en los consejos de administración de 11 compañías, entre ellas Norsk Hydro ASA, el segundo productor más grande de aluminio de Europa, y Aker Kvaerner ASA, la mayor compañía de ingeniería de Noruega.

En virtud de una ley de igualdad aprobada hace cuatro años -con un contenido respecto a la paridad en los consejos similar a la recién aprobada ley española sobre la misma materia- las mujeres deben ocupar un 40% de los puestos en las juntas directivas de las empresas del país.

La medida, que entró en vigor ayer, afecta a 487 compañías que cotizan en bolsa, desde StatoilHydro ASA, la mayor empresa de Noruega por valor de mercado, de 99.000 millones de dólares americanos, a Exense ASA, una consultora de internet, de 9,5 millones de dólares. La mayoría de las compañías ya han cumplido con la normativa debido a presiones de los medios y a la amenaza de que el Gobierno las cierre.

La medida de gestión corporativa pone de relieve el compromiso de Noruega con la igualdad de sexos. El país de 4,7 millones de habitantes ya tiene una de las ratios más altas de directoras en todo el mundo y cuenta con más mujeres que hombres en el Gobierno.

Los críticos aseguran que la ley sacrifica la cualificación profesional en favor del cumplimiento de la cuota. Así, la Confederación Empresarial de Noruega considera que los accionistas deberían elegir a los miembros de las juntas directivas y que las medidas deberían ser voluntarias.

Las cuotas son 'una insensatez'', señala Bente Lowendahl, de 49 años, quien cinco años atrás fue nombrada la primera profesora de la Escuela de Alta Dirección de Noruega. 'Me alegra que me eligieran por mis méritos y no porque era una mujer'', sostiene.

Lowendahl, quien tiene un doctorado en economía aplicada, dice que está demasiado ocupada como para integrar un consejo de administración.

Petersen, la madre de 49 años que está sentada en 11 consejos, cuenta con una máster en química y matemáticas y trabajó en el sector petrolero durante casi 20 años.

Las normas de paridad entraron en vigor para las compañías estatales en enero de 2004. La ley exime a las compañías privadas de responsabilidad limitada, porque muchas de ellas son negocios familiares pequeños. Otras compañías pueden optar por dejar de cotizar en Bolsa para no esquivar la obligación.

La medida está concebida para emplear una mayor proporción de la mano de obra de Noruega en la gestión de las distintas compañías y para poner fin a la tradición de elegir a los miembros de los consejos de administración de un grupo pequeño, según señaló Ansgar Gabrielsen, el político del Partido Conservador que ayudó a que se aprobara la ley.

Cuando el ser mujer se convierte en un valor

Con un desempleo del 1,6%, el nivel mínimo en un periodo de 20 años, las empresas noruegas pugnan por llenar las vacantes de empleos y atraer a los escasos candidatos que aspiran a ellos.

En diciembre pasado, sólo 38.900 personas estaban sin trabajo. En ese panorama, las mujeres ocupan 410, o lo que es lo mismo, el 37% de los 1.117 puestos en los consejos de administración de las compañías que cotizan en el mercado de valores de Oslo.

Para comprender el alcance del dato, nada mejor que compararlo con el menos de 7% de mujeres que había en los consejos de administración en el país en el año 2002 y con el hecho de que ese porcentaje es el doble del que hay en Suecia, supone cuatro veces la cantidad de Dinamarca y hasta casi siete veces la de Islandia.

Los datos son aportados por Marit Hoel, directora del Centro para la Diversidad Corporativa, con sede en Oslo, un organismo cuya labor es verificar la presencia de mujeres en puestos gerenciales. En Estados Unidos, las mujeres ocupan alrededor de 15% de los puestos en los consejos de administración de las 500 mayores empresas del país, según fuentes de Catalyst, de Nueva York, una organización que se dedica a verificar la presencia de las mujeres estadounidenses en los negocios.